Archivo de la etiqueta: Osiris

HIMNO A OSIRIS

Son composiciones de carácter poético escritas con la intención de ensalzar a las divinidades. Los dioses en el país del Nilo eran parte esencial del devenir diario ya que la religión estaba íntimamente unida a la vida cotidiana de los pobladores del Egipto Antiguo.

Esta estela de procedencia incierta, quizá de Abidos, con unas dimensiones de 48 x 30 cm. está fechada en la XIII Dinastía. Actualmente se custodia en el Museo de Berlín, catalogada con el nº1.367.

TEXTO

La adoración de Osiris por el noble, príncipe, canciller del Bajo Egipto y supervisor del distrito administrativo Upuauthotep, justificado, engendrado por el príncipe y canciller del dios, Jnumhotep justificado. Dice:

‘¡Te saludo, Osiris, quien está al frente de los occidentales!, el hijo de Nut, el heredero de Geb, rey de los dioses, quien salió poderoso desde el vientre de su madre y después de haber recibido la corona blanca de su padre, el cetro está en su mano y el cetro ‘dyam’ en su puño; después de haber recibido el flagelo, sus formas son más ensalzadas que las de cualquier otro dios.

¡Oh señor del temor, aquel cuyo respeto es grande!, ¡Oh señor del resplandor, quien es grande en Nenines [Heracleópolis Magna] cuyos lugares son ocultos en Resetau!.

A quien Dyehuty [Thot] desea ver en su trono de justificado, por cuyo deseo Ra se eleva para ver sus bellezas sobre la tierra y se oculta en vida, del mismo modo, para poder verlo en sus formas de la duat, a quien le colocó sus diademas sobre su gran corona ‘atefu’, las que están en su cabeza, para hacer que el maligno lo tema y que sus camaradas caigan sobre sus caras para él en tanto en cuanto lo ama más que a cualquier dios, este dios, el primogénito de los dioses, el rey del Alto y Bajo Egipto Osiris, justificado.

Que reciba las ofrendas de su templo, tanto las que son colocadas en el suelo como sobre sus altares.

Que respire el aire que viene del exterior mezclado con mirra e incienso.

Que el olor de lo que está asado entre en mi nariz.

Fuente: Por Ángel Sánchez Rodríguez.