KENYANTHROPUS PLATYOPS

Última revisión 11/10/2021

  • Reino: Animalia
  • Filo: Chordata
  • Subfilo: Vertebrata
  • Clase: Mammalia
  • Orden: Primates
  • Familia: Hominidae
  • Tribu: Hominini
  • Género: Kenyanthropus
  • Especie: K. platyops
  • Era(s): Plioceno
  • Posible hábitat: Bosque y sabana
  • Yacimientos: Kenia, África
  • Descubierto por: Meave Leakey
  • Año de descubrimiento: 2001

Historia del descubrimiento

Trabajando en la región del lago Turkana en el norte de Kenia en 1998 y 1999, un equipo de investigación dirigido por el científico Meave Leakey encontró un cráneo y otros restos fósiles de un humano primitivo de 3,5 millones de años que tiene una mezcla de características no vistas en otros fósiles humanos primitivos. Al notar la combinación inusual de rasgos, Leakey y su equipo nombraron un nuevo género y especie, Kenyanthropus platyops, o “humano de rostro plano de Kenia”. Tiene características muy interesantes, ya que posee rasgos faciales planos y delicados, y dientes relativamente pequeños.

Los científicos han propuesto definir el género Kenyanthropus, pues el cráneo encontrado muestra una mezcla equilibrada de rasgos de Australopithecus y Homo, según los descubridores se parece al KNM-ER 1470 otro fósil hallado hace unos años en esa región, clasificado como Homo rudolfensis, y con una datación mucho menor, de unos 1,8 millones de años.​ No obstante, dado que el espécimen tipo, KNM-WT-4000, está terriblemente distorsionado, hay autores que no lo consideran ni un género ni una especie válida y que podría tratarse simplemente de un espécimen de Australopithecus afarensis​ o por carecer de mayor evidencia para definir un nuevo género podría a lo más designarse como Australopithecus platyops.

Un estudio de los caracteres craneodentales de los homininos determinó que “no hay soporte de peso para la hipótesis según la cual Kenyanthropus platyops muestra afinidades especialmente cercanas con Homo rudolfensis”. En vez de eso, K. platyops hace parte de un mismo clado, tanto con Australopithecus africanus, como con el conjunto de los géneros Paranthropus y Homo. Si K. platyops es una especie válida, estas relaciones sugieren que tanto Paranthropus como Homo se apartaron de otros homininos mucho antes de lo que se suponía.

Visión general

Kenyanthropus habitó África al mismo tiempo que la especie Australopithecus afarensis de Lucy, y podría representar una rama más cercana a los humanos modernos que la de Lucy en el árbol evolutivo. Antes del descubrimiento del único cráneo conocido de esta especie en 1999, la evidencia fósil más antigua conocida de un humano primitivo de cara plana, un cambio significativo en la estructura del cráneo, fue hace alrededor de 2 millones de años.

Cómo sobrevivieron

Si bien Kenyanthropus vivió al mismo tiempo que Australopithecus afarensis, los molares de Kenyanthropus eran más pequeños, lo que indica que las dos especies pueden haber tenido dietas diferentes y, por lo tanto, probablemente no compitieron por los mismos tipos de alimentos, aunque probablemente ambos comían plantas en gran medida.

Hallazgos

  • KNM-WT40000. Cráneo completo y en buen estado de conservación, pero reconstruido a partir de cientos de piezas, muy desfigurado, alargado y con la cara chata y dientes pequeños. Su capacidad craneal es similar a la de los australopitecos. El cráneo presenta similitudes con los restos del lago Rodolfo (ER 1470, clasificado como Homo rudolfensis).
  • KNM-WT40001. Maxilar izquierdo parcial, con P3 y P4. Hallado por B. Onyango en 1998 en LO5, Lomekwi, al oeste de Lake Turkana, norte de Kenya. Datado en ca 3,5 Ma.
  • The teeth in this maxilla are the upper left 3rd and 4th premolars. Leakey et al, 2001.
  • Un temporal.
  • KNM-WT 38355. Maxilar parcial, con dentición.
  • 3 mandíbulas parciales.
  • 44 Dientes aislados.

Otras dos mandíbulas, atribuidas en principio a Australopithecus afarensis fueron reasignadas, provisionalmente, al nuevo taxón.

KNM-WT40000

Morfología

La caja craneal se parece a la de A. africanus. El tamaño del cerebro podría estar entre 400-500 cc, dentro del rango de afarensis y africanus. Toro supraorbital poco desarrollado con ausencia de depresión posorbital. Lineas temporales separadas. Constricción posorbital moderada, parecida a la de los australopitecos, habilis y rudolfensis.

La morfología del rostro es sorprendentemente cercana a los parántropos más recientes consiguiendo el mismo resultado funcional de favorecer la masticación de los molares aunque gracias a rasgos distintos. Región malar alta, con cresta cigomáticoalveolar baja y curvada, mientras que los parántropos la tienen más alta y rectilínea. La raíz anterior del cigoma está situada encima de los premolares P3 y P4, se inserta muy abajo y presenta una ligera curvatura, asemejándose a la mayoría de los australopitecos.

Es poco prognato con el clivus nasoalveolar, las paredes verticales de la abertura nasal y los molares en el mismo plano.

Orificio nasal alto y estrecho, en contraste con africanus y robustus.

Carece de los pilares faciales anteriores que presentan africanus y parántropos.

La importancia de las funciones masticadoras se sitúa en el notable tamaño de las articulación temporal-mandibular.

Dentición

  • Incisivos del maxilar bastante grandes, laterales con respecto a la abertura nasal. El arco formado por los incisivos es rectilíneo y está situado delante del eje que une los caninos.
  • Canino reducido. Raíces pequeñas, como en afarensis, africanus y habilis.
  • Premolares  bastante molarizados, con tres raíces.
  • Molares de pequeño tamaño, estrechos y cubiertos de esmalte grueso. El tamaño de la corona de M1 y M2 superiores está por debajo del rango de los otros homínidos.

En definitiva, presenta un mosaico de rasgos

  • Primitivos: Pequeño tamaño del orificio auricular, cráneo pequeño, hueso temporal, premolares y molares  con esmalte de grosor similar a los del A. afarensis.
  • Derivados: Cara plana. Piezas dentarias pequeñas. Posible adaptación específica muy localizada.

Información del árbol evolutivo

Antes del descubrimiento de Kenyanthropus, solo una especie humana temprana, Australopithecus afarensis, se había encontrado en África oriental hace entre 4 y 3 millones de años. La existencia de Kenyanthropus refleja una diversidad de especies humanas primitivas que vivían al mismo tiempo. Muchos científicos piensan que A. afarensis es el antepasado de la especie Homo y, por lo tanto, de los humanos modernos, pero algunos científicos ahora sienten que la cara plana de Kenyanthropus y las crestas de las cejas menos pronunciadas parecen estar más estrechamente relacionadas con Homo.

Otros en la comunidad científica creen que se necesita más evidencia fósil antes de que podamos colocar a Kenyanthropus dentro de nuestro árbol genealógico, ya que el único cráneo conocido de la especie se encontró muy distorsionado.  Estos científicos creen que Kenyanthropus platyops no es más que una variante de Au. afarensis.

KNM-WT 40000. a) Vista lateral (la línea marca la separación entre el neurocráneo bastante distorsionado y la cara bien conservada; b) Vista superior; c) Vista anterior; d) Vista oclusal del paladar.

Modo de vida

Los fósiles asociados indican una mezcla de hábitats de bosque y sabana. Ecológicamente, K. platyops parece coincidir con afarensis, aunque tal vez vivió en zonas un poco más húmedas y cerradas.

Su dieta era muy variada de frutas y hojas de árboles y arbustos C3 (60%) y pastos y juncias C4 (40%) con una variación muy grande entre los individuos.

Kenyanthropus platyops es hasta ahora la única especie perteneciente al género Kenyanthropus.

Fuente: