INSCRIPCIÓN DE DARÍO EN BEHISTÚN

En la “roca trilingüe”, en el lugar de Behistún, clave en la ruta Susa-Ecbatana (antigua Persia), el rey Darío I (522-486) ordenó grabar en una pared rocosa de 120 metros de altura su famosa inscripción, complementada con bajorrelieves, en la que narraba en tres idiomas (elamita, antiguo persa y babilonio) la serie de rebeliones que tuvo que dominar para acceder al trono aqueménida. Documento histórico de grandioso valor, clave para el desciframiento del cuneiforme, fue también copiado en tablillas (versión babilonia) y vertido al arameo sobre pergamino para ser conocido en todo el imperio. (Federico Lara Peinado).

TEXTO

Columna 1:

1. (1.1-3) Yo soy Darío, el Gran Rey, Rey de Reyes, Rey en Persia, Rey de los países, hijo de Hystaspes, nieto de Arsames, Aqueménida.

2. (1.3-6) Darío el Rey dice: Mi padre fue Hystaspes; el padre de Hystaspes fue Arsames; el padre de Arsames fue Ariamnes; el padre de Ariarmnes fue Teispes; el padre de Teispes fue Aquémenes.

3. (1. 6-8) Darío el Rey dice: Por esta razón somos llamados Aqueménidas: Desde tiempos lejanos hemos sido nobles. Desde tiempos lejanos nuestra familia ha sido de reyes.

4. (1. 8-11) Darío el Rey dice: 8 hombres de nuestra familia han sido reyes antes que yo: Yo soy el noveno en la sucesión de nuestros reyes.

5. (1. 11-2) Darío el Rey dice: Por la gracia de Ahura Mazda yo soy Rey. Ahura Mazda me entregó el Reino.

6. (1. 12-7) Darío el Rey dice: Estos son los países que fueron puestos bajo mis órdenes; por la gracia de Ahura Mazda yo fui su Rey: Persia, Elam, Babilonia, Asiria, Arabia, Egipto, aquellos sobre el mar, Sardes, Jonia, Media, Armenia, Capadocia, Partia, Dranguiana, Aria, Jorasmia, Bactriana, Sogdiana, Gandara, Escitia, Satagidia, Aracosia y Maka: entre todas, 23 provincias.

7. (1. 17-20) Darío el Rey dice: Estos son los países que fueron puestos bajo mis órdenes; por la gracia de Ahura Mazda fueron mis súbditos; me ofrecieron su tributo; lo que yo decía, día o noche, era cumplido.

8. (1. 20-4) Darío el Rey dice: En estos países, al hombre leal lo recompensé bien, al malvado lo castigué bien; por el favor de Ahura Mazda estos países mostraron respeto por mi ley, y lo que yo les ordenaba era hecho.

9. (1. 24-26) Darío el Rey dice: Ahura Mazda me entregó el Reino. Ahura Mazda me prestó su ayuda hasta que logré poseer este reino; por la gracia de Ahura Mazda yo mando en este reino.

10. (1. 26-35) Darío el rey dice: Esto es lo que se hizo una vez que fui rey: El hijo de Ciro, de nombre Cambises, de nuestra familia – reinaba entonces Cambises y éste tenía un hermano de nombre Smerdis, de la misma madre y el mismo padre que Cambises. Luego Cambises asesinó a Smerdis, pero el pueblo no fue enterado del asesinato de Smerdis. Luego Cambises fue a Egipto. Cuando Cambises ya hubo partido, el pueblo se volvió traidor; la Traición se expandió por el país, tanto en Persia como en Media, como en las otras provincias.

(11. 1.35-43) Darío el Rey dice: Hubo un hombre, un Mago, de nombre Gaumata; él vino de Paishiyauvada. Una montaña llamada Arakadri – desde entonces pasaron 14 días del mes de Viyakhna cuando él se rebeló. Él mintió a la gente diciendo: ‘Yo soy Smerdis, el hijo de Ciro, hermano de Cambises’. Seguido de eso, los pueblos se rebelaron contra Cambises. Él se apoderó del reino: 9 días pasaron del mes de Garmapada, luegó se apoderó del reino. Luego, Cambises murió por su propia mano.

12. (1.43-8) Darío el Rey dice: Este reino, el cual Gaumata el Mago arrebató a Cambises, este reino ha pertenecido desde hace tiempo a nuestra familia. Luego de eso, Gaumata el Mago lo arrebató de Cambises; el tomó Persia y Media e hizo de su posesión las otras provincias, se convirtió en rey.

13. (1.48-61) Darío el Rey dice: No había un solo hombre, ni Persa ni Medo, ni ninguno de nuestra familia, que pudiera tomar el reino de las manos de Gaumata el Mago. Los hombres le temían mucho, (creyendo que) asesinaría a un gran número de personas que previamente habían conocido a Smerdis; por esta razón él asesinaría a la gente, ‘Por temor a saber quién soy, que no soy Smerdis el hijo de Ciro’. Nadie se atrevía a decir nada acerca de Gaumata el Mago hasta que yo llegué. Luego de eso acudí en la ayuda de Ahura Mazda. Ahura Mazda me prestó su ayuda; diez días pasaron del mes de Bagayadi, luego yo con unos pocos hombres asesiné a Gaumata el Mago, y a aquellos, sus más cercanos seguidores. Una fortaleza llamada Sikayauvati, un distrito llamado Nisaya, en Media – aquí lo asesiné. Tomé el reino de él. Por la gracia de Ahura Mazda me volví rey. Ahura Mazda me entregó el reino.

14. (1. 61-71) Darío el Rey dice: El Reino, que había sido tomado de nuestra familia, yo lo restablecí en su Lugar. Lo restablecí en sus cimientos. Restauré los santuarios que Gaumata el Mago había destruido. Devolví al pueblo sus rebaños y sus pasturas, y las propiedades y esclavos que Gaumata el Mago les había arrebatado. Yo restablecí al pueblo desde sus cimientos, tanto Persia como Media y las demás provincias. Yo recuperé lo que había sido arrebatado. Por la gracia de Ahura Mazda lo hice: luché hasta que restablecí nuestra casa real desde sus cimientos, como (estaba) antes. Yo luché, por la gracia de Ahura Mazda, para que Gaumata el Mago no nos despojara de nuestra casa real.

15. (1. 71-2) Darío el Rey dice: Esto es lo que hice al convertirme en rey.

16. (1. 72-81) Darío el Rey dice: Una vez que hube asesinado a Gaumata el Mago, un hombre llamads Asina, hijo de Upadarma – se levantó en Elam. Dijo al pueblo: ‘Yo soy el rey de Elam’. Entonces los Elamitas se rebelaron, (y) apoyaron a Asina; se convirtió en rey en Elam. Y un hombre, un babilonio, llamado Nidintu-Bel, hijo de Ainaira – él se levantó en Babilonia; pero engañó a su pueblo: ‘Yo soy Nabucodonosor el hijo de Nabodio’. Entonces los babilonios apoyaron a Nidintu-Bel; Babilonia se rebeló, y él tomó posesión del reino de Babilonia.

17. (1. 81-3) Darío el Rey dice: Después de eso yo envié (un mensaje) a Elam. Asina me fue traído prisionero; lo asesiné.

18. (1. 83-90) Darío el Rey dice: Luego de eso partí rumbo a Babilonia, a combatir a Nidintu-Bel, que se hacía llamar Nabucodonosor. El ejército de Nidintu-Bel tomó el Tigris; allí se posicionaron, y gracias a las aguas (del Tigris)su posición fue infranqueable. Entonces (algunos de) mi ejército en quienes confiaba (inflaron) pieles, otros los hice vestir en piel de camello, y a otros les hice traer caballos. Ahura Mazda me prestó su ayuda; por la gracia de Ahura Mazda cruzamos el Tigris. Allí ataqué al ejército de Nidintu-Bel con severidad; 26 días pasaron del mes de Asiyadiya, cuando comenzamos la batalla.

19. (1. 90 -6) Darío el Rey dice: Luego partí hacia Babilonia. No había llegado a Babilonia aún cuando un pueblo llamado Zazana, a orillas del Éufrates — allí Ninindu-bel, quien se hacía llamar Nabucodonosor, me atacó con un ejército. Allí entablamos batalla; Ahura Mazda me prestó su ayuda, por la gracia de Ahura Mazda ataqué al ejército de Ninintu-Bel con severidad. Los restos fueron arrojador a las aguas, (y) las aguas se los llevaron. 2 días habían pasado del mes de Anamaka cuando entablamos batalla.

Columna 2:

20. (2.1-5) Darío el Rey dice: Luego de eso, Nidintu-Bel y unos pocos jinetes huyeron: partió hacia Babilonia. Entonces yo partí hacia babilonia. Por la gracia de Ahura Mazda tomé Babilonia e hice de Nidintu-Bel mi prisionero. Luego de eso asesiné a Nidintu-Bel en Babilonia.

21. (2.5-8) Darío el Rey dice: Mientras estaba en Babilonia, las siguientes provincias se rebelaron en mi contra: Persia, Elam, Media, Asiria, Egipto, Partia, Margiana, Satagidia , Escitia.

22. (2.8-11) Darío el Rey dice: Uno de los hombres, llamado Martiya, hijo de Cincikhri – un pueblo llamado Kuganaka, en Persia – allí me esperó. Se levantó el Elam, y a la gente dijo: ‘Yo soy Imanish, rey de Elam’.

23. (2.11-3) Darío el Rey dice: En ese tiempo estaba yo cerca de Elam. Entonces los elamitas me temían, y tomaron a su jefe Martiya y lo asesinaron.

24. (2.13-7) Darío el Rey dice: Uno de los hombres, llamado Phraortes, un medo – se levantó en Media; al pueblo dijo, ‘Yo soy Castrita, de la familia de Cyaxares.’ Entonces el ejército Medo, que estaba en el palacio, se rebeló contra mí y brindó su apoyo a Phrairtem. Él se convirtió en rey de Media.

25. (2.18-29) Darío el Rey dice: los ejércitos Persa y Medo, que estaban conmigo, eran una fuerza pequeña. Por lo tanto, mandé buscar otro ejército. Un persa llamado Hydarnes, mi súbdito – lo hice jefe de ellos; les dije: ‘¡Vayan, destruyan ese ejército Medo que reniega de mis órdenes!’ Así fue que Hydarnes y el ejército macharon. Al llegar a Media, a un pueblo llamado Maru en Media – allí entabló batalla con los Medos. El que era jefe entre los Medos, no estaba allí en ese momento. Ahura Mazda me prestó su ayuda; por la gracia de Ahura Mazda mi ejército apabulló al ejército rebelde completamente. 27 días habían pasado del mes de Anamaka, cuando la batalla se peleó. Después de ella, mi ejército aguardó por mí en un pueblo llamado Kampanda, en Media, hasta que yo llegué a Media.

26. (2. 29-37) Darío el Rey dice: Un Armenio llamado Dadarshi, mi súbdito. Envié a por él a Armenia. Le dije: ‘¡Vé y destroza a ese ejército rebelde, pues no se considera mío!’ Entonces Dardashi marchó hacia ellos. Al llegar a Armenia, los rebeldes se reunieron (y) salieron al encuentro de Dardashi a entablar batalla. En un lugar llamado Zuzahya, en Armenia – allí se unieron en batalla. Ahura Mazda me prestó su ayuda; por la gracia de Ahura Mazda mi ejército apabulló al ejército rebelde completamente; habían pasado 8 días del mes de Thuravahara cuando se dio la batalla.

27. (2. 37-42) Darío el Rey dice: Nuevamente, una segunda vez se reunieron los rebeldes (y) salieron al encuentro de Dardashi a entablar batalla. En un fuerte llamado Tigra, en Armenia – allí fue donde se dio la batalla. Ahura Mazda me prestó su ayuda; por la gracia de Ahura Mazda mi ejército apabulló al ejército rebelde completamente; 18 días habían pasado del mes de Thuravahara cuando se dio la batalla.

28. (2. 42-9) Darío el Rey dice: Nuevamente, una tercera vez se reunieron los rebeldes (y) salieron al encuentro de Dardashi a entablar batalla. En un fuerte llamado Uyama, en Armenia — allí fue donde se dio la batalla. Ahura Mazda me prestó su ayuda; por la gracia de Ahura Mazda mi ejército apabulló al ejército rebelde completamente; 9 días habían pasado del mes de Thaigarci cuando se dio la batalla. Luego Dardashi me aguardó allí hasta que llegué a Media.

29. (2. 49-57) Darío el Rey dice: Luego a un Persa llamado Vaumisa, mi súbdito, le mandé a Armenia. Entonces le dije: ‘¡Ve y destroza a aquel ejército, pues no se consideran bajo mis órdenes!’ Entonces Vaumisa marchó. Cuando llegó a Armenia, entonces los rebeldes se reunieron (y) salieron a su encuentro para entablar batalla. Un distrito llamado Izala, en Asiria – allí se entabló la batalla. Ahura Mazda me prestó su ayuda. Por la gracia de Ahura Mazda mi ejército apabulló al ejército rebelde completamente; 15 días habían pasado del mes de Anamaka cuando la batalla fue peleada.

30. (2. 57 -63) Darío el Rey dice: Nuevamente una segunda vez los rebeldes se reunieron (y) salieron al encuentro de Vaumisa a entablar batalla. Un distrito llamado Autiyara, en Armenia – allí se entabló la batalla. Ahura Mazda me prestó su ayuda. Por la gracia de Ahura Mazda mi ejército apabulló al ejército rebelde completamente; la batalla fue peleada el último día del mes de Thuravaharâthen. Después de eso, Vaumisa esperó por mí en Armenia hasta que yo llegué a Media.

31. (2. 64-70) Darío el Rey dice: Entonces partí a Babilonia (y) llegué a Media. Cuando llegué a Media, un pueblo llamado Kunduru, en Media – allí Phraortes, quien se llamaba a sí mismo rey de Media, salió a mi encuentro con un ejército para entablar batalla. Entonces comenzó la batalla. Ahura Mazda me prestó su ayuda. Por la gracia de Ahura Mazda mi ejército apabulló al ejército de Phraortes completamente; 25 días habían pasado del mes de Adukanaisha cuando se dio la batalla.

32. (2. 70-8) Darío el Rey dice: Entonces Phraortes, con unos pocos jinetes, huyó. Un distrito llamado Raga, en Media – allí es adonde huyó. Entonces envié a mi ejército en su búsqueda; Phraortes fue capturado y guiado a mí. Corté su nariz, sus orejas y lengua, y le saqué un ojo; fue encadenado a la entrada de mi palacio, todo el pueblo lo vio. Luego lo empalé en Ecbatana; y los hombres que eran sus más cercanos seguidores, esos en Ecbatana y su fortaleza, yo (los deshollé), quité (sus entrañas, los rellené con paja)

33. (2. 78-91) Darío el Rey dice: Un hombre llamado Cisantakhma, un Sagartiano, se rebeló contra mí; él dijo a su pueblo: ‘Yo soy el rey de Sagartia, de la familia de Cyaxares’. Entonces envié un ejército Persa y Medo; a un medo llamado Takhmaspada, mi súbdito – lo hice su jefe. Le dije: ‘¡Ve, destruye al ejército hostil que no reconoce mi liderazgo!’ Entonces Takhmaspada partió con el ejército; se unió a la batalla con Cisantakhma. Ahura Mazda me prestó su ayuda; por la gracia de Ahura Mazda mi ejército destruyó al ejército rebelde y tomaron a Cisantakhma prisionero, (y) lo guiaron a mí. Corté su nariz, sus orejas y lengua, y le saqué un ojo; fue encadenado a la entrada de mi palacio, todo el pueblo lo vio. Luego lo empalé en Arbela.

34. (2. 91 2.) Darío el Rey dice: Esto hice en Media.

35. (2. 92-8) Darío el Rey dice: Partia e Hircania se rebelaron contra mí, llamándose (leales) a Phraortes. Hystapes, mi padre – él estaba en Partia; a él lo abandonó el pueblo, que se volvió rebelde. Entonces Hystapes avanzó con el ejército que le era fiel. Un pueblo llamado Vishpauzati, en Partia — allí se entabló la batalla. Ahura Mazda me prestó su ayuda; por la gracia de Ahura Mazda Hystapes destruyó al ejército rebelde; habían pasado 22 días del mes de Viyakhna cuando la batalla tomó lugar.

Columna 3:

36. (3. 1-9.) Darío el Rey dice: Luego de eso mandé un ejército Persa a por Hystaspes, desde Raga. Cuando este ejército llegó a Hystaspes, Hystaspes tomó el mando del ejército y marchó. Un pueblo llamado Patigrabana, en Partia – allí se entabló la batalla con los rebeldes. Ahura Mazda me prestó ayuda, por la gracia de Ahura Mazda Hystaspes destruyó al ejército rebelde. Un día había pasado del mes de Garmapada cuando la batalla tomó lugar.

37. (3. 9-10.) Darío el Rey dice: Luego de eso la provincia fue mía. Esto hice yo en Partia.

38. (3. 10-9) Darío el Rey dice: Una provincia llamada Margiana – se rebeló contra mí. Un hombre llamado Frada, un Margiano, a él lo hicieron jefe. Entonces envié contra él a un persa llamado Dadarshi, mi súbdito, sátrapa en Bactria. Le dije: ‘¡Ve, destruye al ejército hostil que no reconoce mi liderazgo!’ Entonces Dardashi partió con el ejército; se unió a la batalla con los margianos. Ahura Mazda me prestó su ayuda; por la gracia de Ahura Mazda mi ejército destruyó al ejército rebelde. 23 días habían pasado del mes de Asiyadiya cuando la batalla tomó lugar.

39. (3. 19-21) Darío el Rey dice:Después de eso, la provicnia fue mía. Eso hice en Bactria.

40. (3. 21-8) Darío el Rey dice: Un hombre llamado Vahyazdata – un pueblo llamado Taraya, un distrito llamado Yautiya, en Persia – allí me esperaba. Él llevó a cabo el segundo levantamiento en Persia. A la gente dijo: ‘Yo soy Smerdis, hijo de Ciro’. Entonces el ejército persa que (estaba) en el palacio, (habiendo venido) de Anshan previamente – se rebeló contra mí, le brindó su apoyo a Vahyazdata. Se volvió rey en Persia.

41. (3. 28-40) Darío el Rey dice: Entonces envié a los ejércitos persa y medo que me respetaban. A un persa llamado Artayardiya, mi súbdito – lo hice su jefe. El resto del ejército persa me siguió a Media. Entonces Artayardiya avanzó a Persia con su ejército. Cuando llegó a Persia, un pueblo llamado Rakha, en Persia – allí Vahyazdata, quien se hacía llamar Smerdis, se enfrentó al ejército de Artayardiya en batalla. Entonces comenzó la batalla. Ahura Mazda me prestó su ayuda; por la gracia de Ahura Mazda mi ejército destruyó al ejército de Vahyazdata; 12 días habían pasado del mes de Thuravahara – cuando la batalla tomó lugar.

42. (3. 40-9) Darío el Rey dice: Después de eso, Vahyazdata, con algunos jinetes, huyó. Huyó hacia Paishiyauvada. Allí consiguió un ejército; luego se enfrentó a Artavardiya en batalla. Una montaña llamada Parga – allí se enfrentaron en batalla. Ahura Mazda me prestó su ayuda. Por la gracia de Ahura Mazda mi ejército destruyó al ejército de Vahyasdata; 5 días habían pasado del mes de Garmapada – entonces la batalla tomó lugar, y tomaron prisionero a Vahyazdata y capturaron a sus más cercanos seguidores.

43. (3. 49-52) Darío el Rey dice: Después de eso tomé a Vahyazdata y a sus más cercanos seguidores – un pueblo llamado Uyadaizaya, en Persia – allí los empalé.

44. (3. 52-3) Darío el Rey dice: Esto es lo que hice en Persia.

45. (3. 54.64) El Rey dice: Este Vahyazdata, quien se hacía llamar Smerdis, había enviado un ejército a Aracosia contra él – un persa llamado Vivana, mi súbdito, sátrapa en Aracosia –; y había hecho a uno de sus hombres su jefe. Entonces les dijo: ‘¡Vayan, aplasten a Vivana y a ese ejército que se hace llamar del Rey Darío!’ Entonces este ejército marchó, el que Vahyazdata había enviado contra Vivana a entablar batalla. Una fortaleza llamada Kapishakani – allí ocurrió la batalla. Ahura Mazda me prestó ayuda: por la gracia de Ahura Mazda mi ejército destruyó a aquel ejército rebelde; del mes de Anamaka 13 días habían pasado — cuando se peleó la batalla.

46. (3. 64-9) Darío el Rey dice: Entonces, luego, nuevamente los rebeldes se reunieron (y) se enfrentaron a Vivana en batalla. Un distrito llamado Gandutava – allí fue la batalla. Ahura Mazda me prestó ayuda: por la gracia de Ahura Mazda mi ejército destruyó al ejército rebelde; 7 días habían pasado del mes de Viyakhna – entonces la batalla tuvo lugar.

47. (3. 69-75) Darío el Rey dice: Después de esto, este hombre que era jefe del ejército que Vahyazdata había enviado contra Vivana – huyó con unos pocos jinetes y escapó. Una fortaleza llamada Arshada, en Aracosia – más lejos fue él. Luego Vivana y su ejército salieron en su búsqueda; allí lo tomaron prisionero y a los hombres que eran sus más cercanos seguidores, (y) los asesinó (a ellos).

48. (3. 7-6.) Darío el Rey dice: Después de eso la provincial fue mía. Esto es lo que hice en Aracosia.

49. (3. 76-83) Darío el Rey dice: Mientras estuve en Persia y Media, nuevamente una segunda vez los babilonios se rebelaron contra mí. Un hombre llamado Arkha, un armenio, hijo de Haldita – él se levantó en Babilonia. Un distrito llamado Dubala – desde allí engañó a su gente: ‘Yo soy Nebuchafrezzar, hijo de Nabodio’. Allí el pueblo de Babilonia se rebeló contra mí (y) apoyaron a Arkha. Él tomó Babilonia, se convirtió en rey de Babilonia.

50. (3. 83-92) Darío el Rey dice: Entonces envié mi ejército a Babilonia. Un persa llamado Intaphernes mi súbdito – a él hice su jefe. Entonces les dije: ‘¡Vayan destruyan a ese ejército babilonio, que no reconoce mi liderazgo!’ Entonces Intaphernes y el ejército marcharon a Babilonia. Ahura Mazda me brindó ayuda. Por la gracia de Ahura Mazda, Intaphernes destruyó a los babilonios y los condujo encadenados: 22 días habían pasado del mes de Varkazana – entonces Arkha, a quien falsamente llamaban Nabucodonosor y sus más cercanos seguidores fueron tomados prisioneros. Entonces ordené: que Arkha y sus más cercanos seguidores siguieran a mi ejército.

Columna 4:

51. (4. 1-2) Darío el Rey dice: Esto es lo que hice en Babilonia.

52. (4. 2-31) Darío el Rey dice: Esto es lo que hice por la gracia de Ahura Mazda en el mismo año en que me convertí en rey. 19 batallas peleé; por la gracia de Ahura Mazda las gané todas y tomé 9 reyes prisioneros. Uno de ellos llamado Gaumata, un Mago, mintió y dijo: ‘Yo soy Smerdis, el hijo de Ciro’, e hizo que Persia se rebelara. Otro, llamado Asina, mintió y dijo: ‘Yo soy rey en Elam’, e hizo que los elamitas se rebelaran contra mí. Uno, llamado Nidintu-Bel, un babilonio, mintió y dijo: ‘Yo soy Nabucodonosor, el hijo de Nabonido’, e hizo que Babilonia se rebelara. Uno llamado Martiya, un persa, mintió y dijo: ‘Yo soy Imanish, rey en Elam’; e hizo que se rebelase Elam. Uno, llamado Phraortes, un medo, mintió y dijo: ‘Yo soy Khshathrita, de la familia de Cyaxares’; él hizo que Media se rebelara. Uno llamado Cisantakhma, un sagartiano, mintió y dijo: ‘Yo soy rey en Sagartia, de la familia de Cyaxares’; e hizo que Sagartia se rebelase. Otro, llamado Frada, un Margiano, mintió y dijo: ‘Yo soy rey en Margiana’; e hizo que Margiana se rebelara. Otro, llamado Vahuazdata, un persa; mintió y dijo, ‘Yo soy Smerdis, el hijo de Ciro’; él hizo que Persia se rebelara. Uno llamado Arkha, un armenio; mintió y dijo: ‘Yo soy Nabucodonosor, el hijo de Nabonido’; él hizo que Babilonia se rebelara.

53. (4. 31-2) Darío el Rey dice: A estos 9 reyes tomé prisioneros en estas batallas.

54. (4. 31-2) Darío el Rey dice: Estas son las provincias que se rebelaron. La Mentira/Traición (druj) los hizo rebelarse, porque estos hombres engañaron a sus pueblos. Luego Ahura Mazda los puso en mi poder, como era mi deseo, y yo fui su soberano.

55. (4. 36-40) Darío el Rey dice: Tú, que serás rey de ahora en más, protégete de la Mentira: el hombre seguidor de la Mentira, a él lo castigarás como corresponde, porque pensarás: ‘¡Que mi país sea seguro!/esté protegido!’

56. (4. 40-3) Darío el Rey dice: Esto es lo que hice, por la gracia de Ahura Mazda, en uno y en el mismo año (lo) hice. Ustedes que de ahora en más leerán esta inscripción, convénzanse de lo que he ha sido hecho, no crean que es una mentira.

57. (4. 13-5) Darío el Rey dice: Me vuelvo hacia Ahura Mazda que esto (es) verdadero, no falso, (lo que) hice en uno y mismo año.

58. (4. 45-50) Darío el Rey dice: Por la gracia de Ahura Mazda y por mí mucho fue hecho; que no fue inscripto en esta inscripción: por esta razón no ha sido inscripto, por temor de que quien lea esta inscripción considere que lo que ha sido hecho es excesivo (y) no se convenza, (pero) lo crea falso.

59. (4. 50-2) Darío el Rey dice: Aquellos que fueron reyes, mientras vivieron, no hicieron lo que yo hice en uno y en el mismo año por la gracia de Ahura Mazda.

60. (4. 52-6) Darío el Rey dice: Ahora dejen que lo que ha sido hecho por mí los convenza; y a la gente impártanlo, no lo oculten: estos documentos oficiales no ocultarán, (pero) lo dirán a la gente, ¡entonces que Ahura Mazda sea un amigo para ustedes, y que sus familias vivan en abundancia, y que ustedes vivan una larga vida!

61. (4. 57-9) Darío el Rey dice: Si estos documentos escondieran, (y) no los revelaran al pueblo, ¡que Ahura Mazda sea su enemigo, y que sus familias ya no sean familia para ustedes!

62. (4. 59-61) Darío el Rey dice: Esto que hice, en uno y en el mismo año, por la gracia de Ahura Mazda lo hice: Ahura Mazda me prestó ayuda, y los otros dioses que existen.

63. (4. 61-7) Darío el Rey dice: por esta razón, Ahura Mazda me prestó ayuda, y los otros dioses que existen, porque yo no fui hostil, no fui un seguidor de la Mentira/Traición, no hice el mal, ni tampoco mi familia. De acuerdo a la honradez me conduje. Ni a los débiles ni a los poderosos hice mal. El hombre que cooperó con mi casa, a él lo recompensé bien; a aquel que hizo el mal, a él castigué como corresponde.

64. (4. 67-9) Darío el Rey dice: Tú, que serás rey de ahora en más, del hombre que sea seguidor de la Mentira/Tración, o que haga el mal – no seas su amigo, (sino) castígalo como corresponde.

65. (4.69-72.) Darío el Rey dice: Tú que de ahora en adelante guardarás esta inscripción que yo he inscripto, o estas esculturas, no las destruyas, (sino que) protégelas de ahora en adelante, mientras tengas fuerzas!

66. (4.72-6) Darío el Rey dice: Si tú has de admirar esta inscripción (y) no has de destrozarla y has de protegerla por cuanto tengas fuerzas,¡ que Ahura Mazda sea tu amigo, que tú y tu familia vivan en abundancia, y que lo que hagas, que Ahura Mazda lo convierta en un éxito para ti!

67. (4.76-80) Darío el Rey dice: Si tú ves esta inscripción o estas esculturas, (y) las destruyes, y no las proteges por cuanto tienes fuerzas, ¡que Ahura Mazda sea tu enemigo, que no tengas familia, y que lo que hagas, Ahura Mazda lo destruya completamente!

68. (4. 80-6) Darío el Rey dice: Estos son los hombres que me acompañaban cuando asesiné Gaumata el Mago, aquel que se hacía llamar Smerdis; en ese momento, estos eran los hombres que cooperaban como mis seguidores: Intaphernes de nombre, hijo de Vayaspara, un Persa; Otanes de nombre, hijo de Thukhra, un Persa; Gobryas de nombre, hijo de Mardonio, un Persa; Hydarnes de nombre, hijo de Bagabigna, un Persa; Megabyzus de nombre, hijo de Datuvahya, un Persa, Ardumanish de nombre, hijo de Vahauka, un Persa.

69. (4. 86-8) Darío el Rey dice: Tú que serás rey de ahora en más, protege bien a las familias de estos hombres.

70. (4. 88-92) Darío el Rey dice: Por la gracia de Ahura Mazda esta es la inscripción que he hecho. Además está en Ario, y fue compuesta en tablillas de arcilla y en pergamino. Además, una escultura a mi imagen he hecho. Además, he hecho mi linaje. Y fue inscripto y fue leído ante mí. Luego, envié esta inscripción a todos lados en las provincias. La gente trabajó unidamente en ella.

Columna 5:

71. (5. 1-14) Darío el Rey dice: Esto es lo que hice en tanto el segundo como el tercer año de mi reinado. Una provincia llamada Elam se rebeló. Un hombre llamado Atamaita, un elamita – a él nombraron su jefe. Entonces mandé un ejército. Un hombre llamado Gobrias, un persa, mi súbdito – a él hice su jefe. Luego, Gobrias se encaminó a Elam con su ejército; enfrentó a los elamitas en batalla. Entonces Gobrias destruyó y aplastó a los elamitas, y capturó a su jefe: lo condujo a mí, y yo lo maté- Luego de eso, la provincia fue mía.

72. (5.14-7) Darío el Rey dice: Aquellos elamitas no tenían fe, y no adoraban a Ahura Mazda. Yo adoré a Ahura Mazda, por la gracia de Ahura Mazda, lo que yo he deseado ellos hicieron.

73. (5. 18-20) Darío el Rey dice: A aquel que adore a Ahura Mazda, la divina bendición le será dada, tanto vivo como muerto.

74. (5. 20-30) Darío el Rey dice: Luego partí con un ejército a Escitia, tras los Escitas que usaban la gorra en punta. Estos escitios huyeron de mí. Cuando llegué al mar, lo crucé con mi ejército. Luego, destruí a los escitas; otro (líder) capturé; este fue llevado a mí encadenado, y yo lo asesiné- Su jefe, Skunkha – a él capturaron y me lo trajeron. Entonces nombré otro jefe, como era mi deseo, y entonces la provincia fue mía.

75. (5. 30-3) Darío el Rey dice: Aquellos escitas … (= DB 5. 15-7)

76. (5.33-6.) . . . (= DB 5.18-20).

Columna 1 (DB I 1-15), boceto de Fr. Spiegel (1881).

Fuente: Por Paola Raffetta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s