APUNTES: 11 – CONSTANTINO, EUSEBIO Y LACTANCIO

Teólogos no entienden por qué no se conocen códices evangélicos anteriores al siglo IV.

Son muchos los fieles e incluso los clérigos que se extrañan de que el emperador Constantino presidiese el Concilio de Nicea en el año 325. Se preguntan por qué razón no presidió el Concilio el Papa, que hubiera sido lo propio. La razón es evidente: en primer lugar, aún no existía la figura del Papa como tal; se supone que el Papa era Silvestre I, pero históricamente nada se sabe de él, salvo por los escritos eclesiásticos que se redactaron con carácter retroactivo y que alegan que Silvestre mandó una delegación al Concilio.

En segundo lugar, Constantino presidió el Sínodo de Nicea porque él fue en realidad el creador de la Iglesia y nombró los primeros cincuenta epískopos, a gran parte de los cuales reunió en el año 313 en la ciudad de Arelate (hoy Arlés, Francia) para instruirles acerca de sus funciones. Más tarde les suministraría copias de los escritos sagrados institucionales que Constantino ordenó inventar y escribir a sus grammateus, quienes incluyeron no pocos textos religiosos egipcios. La idea de Constantino era implantar una religión monoteísta única en todo el Imperio, a fin de evitar las constantes disputas entre los presbíteros de las diferentes religiones, algo que él pensaba que socavaba la paz romana.

A Nicea acudieron en el año 325 sesenta y cuatro epískopos de los que había nombrado Constantino, cuyo número fue ampliado después del año 313. Notorios en esta magna asamblea fueron Eusebio de Cesarea, Eusebio de Nicomedia, Osio, Atanasiao y Arrio. El tema a discutir era si a Jesucristo se le consideraba Hijo de Dios o simplemente un Maestro del Conocimiento. Quedó establecido lo primero y solamente tres epískopos no estuvieron de acuerdo con el fallo, entre ellos Arrio.

Eusebio de Cesarea era uno de los mejores grammateus o escritores del Imperio, bibliotecario oficial que fue de la ciudad de Cesarea, persona eminentemente culta, docto en varios idiomas y en Historia y gran defensor del Conocimiento y la Sabiduría de los antiguos maestros griegos.

Eusebio escribió, entre otros libros, la ‘Historia eclesiástica’ y las cartas de los ‘padres apostólicos’, de quienes guarda absoluto silencio la Historia, así como también guarda sospechoso silencio de las persecuciones de cristianos. En los relatos de Eusebio, algunos de los cuales se sabe que eran de Lactancio y que Eusebio interpoló, se relacionan varios emperadores que persiguieron a los cristianos, como Nerón, de quien se dice que hizo que los cristianos fueran devorados por fieras en el Coliseo de Roma. Pero resulta que el Coliseo no existía en tiempos de Nerón, que murió en el año 68 y el Coliseo fue inaugurado por Tito en el año 80.

Al emperador Diocleciano le presentan la ‘Historia eclesiástica’ de Eusebio y los escritos de Lactancio como uno de los peores perseguidores de cristianos; pero está comprobado históricamente que Diocleciano fue uno de los mejores emperadores que existieron y que instauró la Tetrarquía de cuatro Augustos más sus Césares, dejando libertad de religión a todos sus súbditos, como siempre había sido el caso en el Imperio. Solamente a Constantino, que usurpó el poder de la parte oriental del Imperio, no le agradaba la diversidad de religiones.

Eusebio, costeada su manutención y gastos por el propio Constantino, tuvo a sus órdenes a varios copistas. Estos escribieron en griego los primeros cincuenta códices del Nuevo Testamento, que fueron distribuídos entre los epískopos nombrados por el emperador. Ello indica que hasta el siglo IV no conocían los epískopos los evangelios ni las epístolas, lo cual resulta lógico al comprobar que tales clérigos fueron nombrados por el emperador en ese tiempo, pues no había epískopos cristianos anteriormente, a pesar de lo que Eusebio se obligó a escribir en su Historia.

Estos cincuenta códices, que incluían el libro ‘El Pastor de Hermas’, que se consideraba tan inspirado como los demás del Nuevo Testamento, estaban amparados por los textos de Eusebio y de Lactancio.

A este último nombró Constantino tutor de su hijo Crispo, asesinado después por su propio padre. Uno de los libros de Lactancio, ‘La muerte de los perseguidores’, habla de los emperadores, incluído Diocleciano, que se ensañaron con los cristianos, de lo cual no existe constancia histórica. Eusebio tomó de un resentido Lactancio la idea de las persecuciones, que plasmó en su libro ‘Historia eclesiástica’.

Algo insólito contendrían los códices griegos de Eusebio para que en el año 382 el epískopo de Roma, Dámaso, los mandase traducir al latín a Jerónimo de Estridón. Probablemente contuvieran algún tipo de acróstico continuo que disgustaba a los pastores de la Iglesia y que ponía en entredicho la veracidad de lo escrito. Lo cierto es que la traducción al latín de la Vulgata deshizo la disposición del texto griego. Casi todos los códices griegos fueron destruidos y sustituidos por copias de los latinos. La Vulgata de Jerónimo aprovechó gran parte de los códices de Eusebio, aunque el mismo Jerónimo confesó que se había visto obligado a reestructurar parte de los evangelios.

Se cree que el Códice Sinaíticus, el más antiguo de todos, pudiera ser uno de aquellos cincuenta códices de Eusebio; pero el Sinaíticus ha sufrido innumerables borrados y sobrescritos a lo largo de los siglos, para tratar de adaptar los textos a la versión de la Vulgata latina. El Códice Sinaíticus es muy diferente de los demás que vieron la luz a partir del siglo V y que tenían como modelo a la Vulgata. Tan diferente es el Códice Sinaíticus que muchos eclesiásticos afirman que se trata de una auténtica herejía, ya que no incluye los textos del nacimiento de Cristo ni su resurrección y apariciones ni su ascensión al cielo. Tampoco incluye el capítulo 21 de Juan ni los pasajes de Lucas 9:51 a 18:14, éstos desconocidos antes del siglo XV y conocidos por los teólogos como ‘la gran inserción’. 

En los tiempos atribuidos a Jesucristo vivió el historiador Filón de Alejandría, uno de los principales cronistas de entonces. Sorprendentemente, Filón, gran conocedor de lo que sucedía en Judea, nada escribió sobre Jesucristo. La Iglesia alude que a Filón no le interesaba la figura de Jesús, a pesar de que su fama trascendió las fronteras debido a que curaba a enfermos y resucitaba muertos. Los anales y la Historia de Roma tampoco dan razón de Jesucristo. Y con respecto al historiador Josefo, las pocas líneas que se leen en su ‘testimonio flaviano’ sobre Jesús resulta que son espurias, insertadas posteriormente. Y muchos teólogos se preguntan que por qué no se conocen códices evangélicos anteriores al siglo IV, tiempo en que Eusebio de Cesarea y Lactancio formaban el equipo redactor de Constantino.

Lactancio y su plan completo

Terminado el Libro “Las Instituciones divinas”, todo fue cavilar, atar cabos y emparejar ideas de Lactancio y las expresadas en pasajes del Nuevo Testamento. No cabía la menor duda, estaba ante el mentor. El ideólogo primero y único, el auténtico Fundador del Cristianismo. Lo bauticé como “el hombre de la idea”. Ahora ya conocía a Lactancio y su plan completo. (Fernando Conde Torrens).

Hemos dejado a Constantino dominando medio Imperio. Estamos en el año 312 y se han dado 3 de los pasos que aquí proponemos como Historia real. Faltan los tres siguientes:

Lactancio ha explicado ya con todo detalle la solución y se busca una religión monoteísta que será la inmediata religión del Imperio. Eusebio es llamado como historiador y literato para crear el entramado literario de la nueva religión. De todas las religiones del Imperio, sólo la hebrea es claramente monoteísta. Eusebio la toma como “cuna” donde colocar la génesis de la nueva.

Se escriben los textos por parte de Eusebio y se escribe la defensa de la nueva religión por parte de Lactancio, de manera coordinada. Lo que escribe Eusebio en Cesarea es enviado por correo imperial a la Galia, o adonde resida Constantino, donde Lactancio plantea la defensa de la nueva religión para los círculos cultos del Imperio. Y viceversa

La necesidad imperiosa de implantar la nueva religión y volver al Dios único es el peligro inminente del fin del mundo, argumentado tan largamente por Lactancio, que dedica a este tema todo el libro séptimo y último de su largo alegato defensor. Es lo que se va a quedar en el recuerdo del lector, lo último que lee.

Una primera cronología del proceso

El tiempo de poner en marcha la operación no sería antes del 312, año en que Constantino ha resuelto parte de su problema territorial. La señal la darán sus escritores contratados con la famosa visión sobre el puente Milvio, “con este signo vencerás”. En ese momento ya tenía la idea entre ceja y ceja. Coincide con las fechas que di hace un par de años para la labor de Eusebio, teniendo en cuenta que el 318 parece que hubo la primera reacción en la Alejandría de Arrio.

De manera que las profecías del fin del mundo, que pusieron en boca de Jesús y Pablo, no se referían a la destrucción de Jerusalén, ni a nada relacionado con el pueblo judío, pueblo que sería vilipendiado y calumniado desde el mismo Lactancio, y que, por lo mismo, les importaba un rábano. Se referían a ROMA y a la época en que Roma corría peligro serio de caer.

A su vez, esto mismo es otro indicio muy fuerte de que los Evangelios y las Epístolas paulinas fueron escritas en el mismo momento en que Lactancio muestra su preocupación, en sus “Instituciones divinas”, por el posible fin del mundo y lo identifica con la caída de Roma. La caída de Roma, y el fin del mundo consiguiente, eran impensables bajo Augusto y Tiberio, siglo I, cuando Roma era un poder emergente que aún tenía que vivir su gloria máxima bajo Trajano, el año 114.

De manera que, a la vista de lo que ahora conocemos, podríamos decir que hay otro anacronismo mayúsculo entre una profecía proferida a destiempo en el siglo primero, la del final de los tiempos, cuando el auténtico final de los tiempos sólo se planteó cuando lo que corría peligro fue Roma. Porque eso, amigo lector, fue bajo Diocleciano y Constantino, a principios del siglo cuarto, años 300-320.

A no ser que aceptemos que Evangelios, Epístolas y las Instituciones Divinas son obra de las mismas personas y se escribieron simultáneamente formando parte del mismo plan. En tal caso, no tenían más remedio que poner en boca de los fundadores de la religión las profecías que necesitaban y promocionar el monoteísmo que salvaría a Roma del desastre y le daría una nueva “edad de oro”.

Hemos interpretado que Jesucristo se equivocó con su visión apocalíptica, perfectamente descrita en Marcos 13, y eso se ha escrito así miles de veces. Lo que ocurrió fue que, como querían alejar en el tiempo la fundación del Cristianismo, para dar ocasión a pintar la vida gloriosa de muchos cristianos perfectos y dorados, tuvieron que poner en boca de los “personajes” fundadores las preocupaciones que tenían los escritores y fundadores reales, que vivían y se atemorizaban al inicio del siglo IV.

Lugdunum (Lyon), en las Galias.

Lactancio y su plan completo. Una ciudad romana (Lugdunum) que no debía desaparecer.

Unas bases poco sólidas

Siempre he sabido que, no ya un Hijo de Dios, simplemente una persona dotada del Conocimiento, no puede decir la simpleza de que va a haber un final de los tiempos teñido de fuego y hierro, un juicio divino y una condena para media Humanidad larga. Eso es irrealidad pura, infantilismo ideológico, ganas de meter a la sociedad en cintura, a base de miedo. De modo que siempre he tenido claro que Jesucristo, ni siquiera cuando aún pensaba que pudo haber existido – al inicio de mi rastreo sobre su historicidad – podía equivocase en lo del “apocalipsis”, que eso no podía ser suyo. En efecto, no era suyo, era de Lactancio, el primer ser humano vivito y coleando que escribió en serio que el final de los tiempos podía estar cercano. Y razón no le faltaba, si identificaba la caída de la ciudad de Roma con dicho final.

Asimismo, la fundación de una nueva capital en un lugar fácil de defender, Constantinopla en el Cuerno de Oro, iría en la línea de defender al mundo de su final. Aunque también influiría, tal vez como causa principal, la reacción de los intelectuales de Roma ante las veleidades religiosas de su Emperador. Hay que decir que “la edad dorada” no vino con el Cristianismo y que la ciudad de Roma y la parte occidental del Imperio cayeron. Sin embargo, la fundación de Constantinopla y la división del Imperio permitieron que “Roma” y el mundo duraran mil años más. Aunque los sucesores de la Roma literal se empeñaron en no considerar a Constantinopla como Imperio romano, sino simplemente como Bizancio y el Imperio bizantino.

Veamos ahora qué credibilidad podemos dar a un par de ideólogos como Lactancio y Constantino, porque, forzoso es decirlo, eran los que creían en lo que hacían. Eusebio, pese a quien pese, no.

Fuente:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s