APUNTES

APUNTES: 03 – LAS PILAS DE BAGDAD

En 1938, un arqueólogo austriaco, el Dr Wilhelm König, estudió un “objeto de culto” depositado en el fondo de los sótanos del museo de Bagdad. Se trata de un vasito de terracota de 15 centímetros de altura por unos 7,5 centímetros de diámetro. Emergiendo del tapón bituminoso, una varilla de hierro está insertada en el interior de un cilindro de cobre y aislada de él por un tapón de asfalto en su base; siendo el cilindro de cobre soldado con su capucho por una aleación plomo/estaño.

Varias de estas pilas fueron encontradas en las ruinas de Khujut Rabu, ciudad Parta, en los alrededores de Bagdad. Los Partos, guerreros feroces, dominaron la región entre 250 a.C. y 230 d.C. Diez pilas más fueron descubiertas más tarde en Cesiphon.

El cobre lleva una pátina azul característica de la galvanoplastia con la plata. Entonces se piensa que son mucho más antiguas porque se encontraron igualmente vasos de cobre chapados con plata en un sitio sumerio datado por lo menos de 2 500 años a.C.

1 VARILLA DE HIERRO – 2 TAPÓN DE ASFALTO – 3 VASO DE TERRACOTA – 4 ELECTRÓLITO – 5 CILINDRO DE COBRE – 6 TAPÓN AISLADOR DE ASFALTO – 7 CAPUCHO DE COBRE – 8 CABLE DE TIERRA

Varios especialistas han reproducido la pila utilizando zumo de uva como electrólito y consiguieron efectivamente una corriente eléctrica, entre 0,5 y 1,5 voltios, según los experimentadores.

El conocimiento de la electricidad por los babilonios. Pawells-Bergier recuerda que una especies de pilas estuvieron en el museo de Bagdad clasificadas como “objetos de culto” hasta que el ingeniero austríaco Wilhelm Konig descubrió que se trataba de pilas eléctricas. Las pilas de las excavaciones de Khujut-Rabua consisten en un recipiente de barro vidriado con una tapadera de asfalto atravesada por un arco de cobre y un electrodo de hierro en el centro. El interior de estas pilas el análisis químico revelo la presencia de acetato de cobre. Los técnicos de General Electric (Schenectady U.S.A.) fueron quienes realizaron estos estudios concluyendo que se trataban de pilas eléctricas lo cual fue probado llenando una de ellas con agua destilada, tras lo cual la pila, después de miles de años de reposo, fue puesta en actividad produciendo una fuerza electromotriz de un voltio.

Es lógico que ni aun en presencia de los hechos que comento fuera aceptado que se trataba de pilas eléctricas procedentes de Babilonia. Por fortuna, de la misma procedencia babilónica fueron encontradas joyas con revestimientos de metales preciosos que el análisis metalográfico revelo como “revestimiento electrolíticos de espesor”. Con esto quedó demostrado en forma irrefutable que los babilonios no solo conocieron las pilas eléctricas sino que realizaron con ellas las complejas operaciones químicas que requiere el arte de la galvanoplastia.

Pila de Bagdad.

Fuente: El enigma de las pirámides – José Álvarez López.

Categorías:APUNTES

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s