Civilizaciones antiguas

LOS ANUNNAKI

Los textos sumerios se refieren a los Anunnaki como “Aquellos Que Del Cielo a la Tierra Vinieron”, una raza de seres extremadamente poderosos y avanzados que diseñaron a la humanidad hace miles de años atrás.

DIOSES SUMERIOS (ANUNNAKI)

Dioses An, Enlil y Enki.

La triada de los principales dioses sumerios la encabezaba AN (dios del cielo), era el rey de los dioses, que gobernaba desde los cielos decretando las leyes en la tierra. Casado con Ki, tenía dos hijos, Enlil y Enki, enfrentados entre sí por la sucesión del trono. AN era representado con una estrella, y los sumerios le rendían culto en su templo de Uruk, que se llamaba E-an-na (‘casa del cielo’). «En el cielo está AN sobre su trono, revestido de todos los atributos de la soberanía: el cetro, la diadema, el tocado, el báculo». Simbólicamente, el rey recibía su poder directamente de AN. Por eso le invocaban solo los soberanos y no el resto de los mortales. Se creía que tenía el poder de juzgar a los que habían cometido delitos, y que había creado las estrellas como soldados para destruir a los malvados. Su atributo era la tiara real. Su sirviente y ministro era el dios Ilabrat.

Dios AN.

Enlil (dios del viento y las tormentas), era el dios supremo de sumeria, un ser colérico que hacía las veces de canciller militar. Arrogante y dictador, solo le interesaba nuevas conquistas en la tierra para poder gobernar. Enlil odiaba a los hombres, intentó destruir a la raza humana en tres ocasiones, la más popular fue el diluvio universal. Su rivalidad con Enki, residía en que ambos eran hijos de distinta madre, pero al ser Enlil hijo de Antu, fue el heredero forzoso al trono. Sus símbolos eran una corona y siete estrellas “Las Pleyades”.  Su centro de culto fue en la ciudad de Nippur, donde poseía el denominado “ojo que explora la tierra”.

Dios Enlil.

Enki (señor de la tierra y dios de las aguas y los mares), era un científico e ingeniero con grandes conocimientos sobre ingeniería genética. A través de la cual diseño y creo al ser humano, manipulando el ADN para ir mejorándolo a través de distintos intentos. Era el único dios sumerio que podría considerarse benéfico para la humanidad, se distinguía por su sabiduría y filosofía espiritual. Fue quién impartió el conocimiento al hombre antiguo. Ofreció sus enseñanzas en la agricultura, astronomía, astrología, fue un gran ingeniero marítimo, capaz de manipular los cauces de las aguas para abastecer a pueblos sedientos. Como creador del hombre, Enki sentía una especial devoción por la humanidad, sus intenciones y deseos se volcaron en mejorar la calidad de vida en la tierra. En más de una oportunidad arriesgó su propia vida en pos de proteger a la tierra del ataque de otros dioses que solo perseguían la devastación de la misma.

Dios Enki.

LA LLEGADA DE LOS ANUNNAKI

La primera expedición Anunnaki que llegó a la tierra, esto según las tablillas, estaba compuesta por 50 Anunnaki liderados por Enki, enviado a la tierra por su padre An. La idea de este viaje, no era otra que la de poder establecer un puerto espacial en el golfo pérsico, para de esta manera, construir una gran refinería para la extracción de oro y minerales. Los Anunnaki enfrentaban un grave problema en su ecosistema, en el planeta Nibiru, los rayos ultravioletas del sol de su galaxia estaban causando estragos debido a su débil capa de ozono, necesitaban el oro para su propia supervivencia. Enki pidió permiso a su padre para construir la primera población en la Mesopotamia Meridional, su nombre fue Eridu, que significa, “casa construida en la lejanía”. La primera expedición de extracción de oro falló, Enki regresó a Nibiru siendo Enlil ahora el encargado de intentarlo nuevamente. Esta vez fue en Abzu, “la fuente primordial”, quién en el norte de África recibiría en esta oportunidad a 600 Anunnaki. Según las tablillas, los hombres llegados desde cielo, fundaron un total de 7 bases operativas en la Mesopotamia Meridional.

Dioses Enki y Enlil.

LA CREACIÓN DEL HOMBRE

Mientras Enki continuaba con la extracción de minerales, los encargados de esa misión comenzarían a organizarse para protestar por las insalubres condiciones de trabajo. “Nosotros somos astronautas, no mineros esclavos”, se quejarían una y otra vez. Cuando Enlil acudió a las minas en una inspección rutinaria, estalló la revuelta. Los mineros Anunnaki organizaron un motín, quemaron sus herramientas y se dirigieron en tropel a la casa de Enlil. Allí fue cuando este último se comunicaría con su padre An para informarle que se cortaba el suministro de oro, las minas estaban cerradas, y los Anunnaki se negaban a obedecer órdenes. El soberano An, aceptó las peticiones de sus subordinados suspendiendo la actividad minera. Fue allí donde Enki sostuvo, “crearemos un hombre en donde se pueda insertar el gen Anunnaki”, había pensado en el homu erectus, un primitivo habitante que pensó como un hibrido para poder cruzar genes de ambas especies. Fue allí donde alteró las leyes de la vida desconociendo aún el final que podía tener dicho experimento. El concejo aprobaría la iniciativa y argumentaría: “Crea un LULU (esclavo primitivo) y deja que sufra el yugo de los Anunnaki”. Se pusieron plazos muy cortos, y junto a su hermana Ninhursag, especialista en genética, comenzarían a trabajar. Tomaron un homínido hembra para extraerle el óvulo y fecundarlo con esperma de un joven Anunnaki, una vez inseminado, fue reimplantado en una hembra Anunnaki. Repetirían el proceso con las denominadas diosas procreadoras, que darían hombres y mujeres con una capacidad mental muy limitada, algo que condicionaría el uso de herramientas correctamente. Es por ello que Enki se encerraría en su laboratorio de Eridú para perfeccionar al “homo sapiens”, hacerlo más longevo e inteligente era su meta, para eso utilizo su propio semen. Allí nacería “Adapa”, al que los textos bíblicos definirían como Adán, quién contaba con la capacidad de reproducirse. Eso enfureció a Enlil, quién solo perseguía la idea del hombre como un sujeto de fuerza, sin razonamiento, y sin la capacidad de tornarse numeroso.

Diosa Ninti sosteniendo a Adapa.

Los dioses dejarían la explotación minera para enseñarles a cultivar campos, a recitar poesías y a danzar y cantar para ellos. Esto hasta que algunos hombres fueron ordenados sacerdotes, para que tengan su actividad dentro de los templos adorando a los dioses. Cada Anunnaki alimentaba su egocentrismo para poder ser venerado como un dios, todo lo que sabemos de estos visitantes espaciales, fue gracias al hallazgo de unas 25.000 tablillas de arcillas que relatan con detalles cómo esta civilización extraterrestre llegó a la tierra hace más de 445 mil años, creando al ser humano genéticamente hace unos 300 mil.

Estatuilla de la diosa Nammu. (Posible apariencia de los Anunnaki).
Reptil y estatuilla.

OTROS DIOSES

Adab. Dios del trueno y de la tormenta.

Alla. Dios menor. Mensajero de Ningizzidda.

Antu. Madre de An.

Baba. Diosa protectora de Lagash. Templo en Lagash.

Dagan (Dagon). Dios de Tutul en el Balikh, ciudad conquistada por Sargón I. Este dios fue incorporado al panteón sumero-acadio.

Dumuzi o Dumuzz. Consorte de Inanna, era dios de la vegetación, que moría todos los años en invierno y renacía en primavera.

Ereshkigal. Hermana de Enki e Inanna, era diosa del mundo subterráneo, la oscuridad y la muerte.

Geshtinnana. Dios menor.

Gugalamma. Marido de Ereshkngal. Su nombre significa “Toro del Cielo”.

Inanna (Innin, Ishtar en acadio). Era la diosa de la fertilidad, del amor y de la guerra y tenía un templo en Zabalam y era la protectora de Uruk (Erech). Se la asociaba con la estrella de la mañana (el planeta Venus).  Era también la diosa de la naturaleza y de la fecundidad, prolongación de la tradición de “diosas madres”  prehistóricas, fue la protagonista de mitos tan arquetípicos como el del “descenso a los infiernos”. Se la identificaba con la diosa griega Afrodita y la Astarté fenicia. En algunas tradiciones es hija de Anu y Ki (la tierra), y en otras de Sim y Ningal (la luna). Tuvo 7 templos en Sumer, aunque el  mayor estaba en Uruk,  dedicado a ella y a Anu. Su consorte fue Dumuzi, dios menor o semidiós y héroe de Uruk.

Ki. Diosa de la tierra, madre de Enlil. A menudo se le confunde con Ninhursag (reina de las montañas), Ninmah (la señora exaltada) o Nintu. Participó con Enlil y con Enki en la creación del mundo y de los hombres. Algunos la consideran parte de la primera tríada como un dios mayor.

Lama. Diosa personal de Gudea.

Nanna o Nannar o Zuen. Otro nombre de la dios de la luna Sin acadio.

Nannu o Nammu. Diosa inicial del mundo, existía desde el inicio. Diosa de las profundidades marinas. Ella creó el cielo y la tierra. Madre de los dioses, como Enki. Mujer de An.

Nanshe. Diosa protectora de Lagash.

Nergal o Menslamtaea. Dios de mundo subterráneo. Segundo Hijo de Enlil y Ninlil.

Nidaval o Nisaba o Nasaba. Diosa de la escritura. Diosa de los cereales. Protectora de archivos reales. Diosa protectora de Umma.

Ninazu. Dios hijo de Ninlil y Enlil en el mundo oculto. Permanece allí, pues Ninlil no se pudo traer.

Ningal. Diosa de la luna. (Protectora de Ur).

Ningirsu. Dios sumerio, protector de Lagash (dios de Girsu). Es un dios guerrero y eliminador de demonios. Dios del huracán. Su templo construido por Ur-Nasne, rey de Lagash, en Tello, fue destruido por Lugalzagesi, rey de Umma, y posteriormente reconstruido por Gudea (época neosumeria). Se le asocia a Ninurta.

Ningizzida. Dios sumerio de la vegetación y el mundo subterráneo, era la divinidad personal del rey  Gudea de Lagash. Su emblema era la serpiente.

Ninkasi. Diosa de la bebida. Hija de Ninhursag y Enki. (Uno de sus 8 hijos).

Ninhursag o Ninkhursag. Hija de An. A veces se confunde con Ki.  Fue amante de Enki, diosa de la medicina y de la naturaleza. Siguiendo los consejos de Enki creó al hombre. Se le llamaba “Mammu” (madre, mama). Tuvo un hijo con Enlil que se llamo NINURTA (el señor de la fuente). Su principal templo estaba en El Obeid.

Ninisinna. Diosa protectora de Isin.

Ninki. Diosa esposa de Enki.

Ninlil. Diosa esposa de Enlil. Madre de Sin. Protectora de Tummal, distrito de Nippur.

Ninmakh o Ninmah.La señora de la montaña, de carácter agrícola. Equivale a Ninhursag.

Ninurta. Hijo de Enlil y Ninhursag, titular de la vegetación y de la caza. Señor del arado.

Shara. Diosa sumeria, protectora de Umma.

Sin. Dios sumerio de la luna. Hijo de Enlil y Ninlil, nació en el mundo subterráneo y fue obligado a permanecer durante su infancia en el mundo de la muerte. Deidad tutelar de Ur. Es el dios de la noche, representado a veces como un toro; rige los movimientos de la noche y del día y las fases de la luna. Otras veces se le representa como el disco lunar, o con forma de hombre mitrado. Sin se caso con Ningal (diosa de la luna) y tuvieron como hijos a Inanna y Utu (Shamash), el dios del sol.

Utu (Shamash en acadio). Era hijo de Sin y Ningal. Era el dios sumerio del sol y de la justicia y de los oráculos. Llamado Shamash por los acadios. Dios solar que surge por el Este en su carro de oro y que recorre el firmamento en torno al mundo entero, y que finalmente se va por Occidente y se recoge en su morada Ebabbarra (en las profundidades) al finalizar cada día. Protegía a todos los seres creados de la oscuridad y de las potencias del mal que acechan en ella. Dios bueno y justo, era considerado el patrón de la “magia blanca”, de las leyes y de la justicia.

Árbol genealógico de los dioses.

Fuente:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s