Ovnis

ENCUENTROS EN EL ESPACIO

Miles de personas en todo el mundo testimonian sobre el avistamiento de objetos en el espacio que no responde a lo conocido, ya sea por sus movimientos extraños, su luminosidad, su apariencia, etc. Si el testimonio es de una persona común, por ejemplo: Sergio dice que observo un objeto extraño en el cielo, la gente escucha… lo mira y se da media vuelta retirándose con una sonrisa entre los labios; pero que hay de aquellos testimonios de personas experimentadas en la observación del espacio, como ser, por ejemplo, los astronautas, ¿alguien podría llegar a dudar de su calificación como testigo? No hay comunicados oficiales, tal vez nunca los habrá. Solo el testimonio de algunos astronautas, o supuestos dichos, supuestas grabaciones y supuestas filmaciones. ¿Que habrá de cierto en todo esto?, como se dice, cuando el río suena… Sergio.

En 1957, con la puesta en órbita del oficialmente primer satélite artificial, el Sputnik I, se inició la travesía humana por el espacio exterior, las primeras fotografías obtenidas, nos mostraban la belleza de la Tierra vista desde “allá afuera”, así como también permitieron conocer otros misterios que envuelven al planeta. Aparte de los sorprendentes hallazgos científicos, que nos permitieron conocer los ingenios hechos por el hombre y las posteriores misiones tripuladas, también se pudo comprobar a través de fotografías y filmaciones, que no solo desde tierra son visibles aquellos enigmáticos objetos voladores no identificados, que el hombre ha visto desde los inicios de su existencia. Para aquellos escépticos aferrados a la idea de que los ovnis no son más que diversos fenómenos atmosféricos, su obstinada hipótesis queda completamente “pisoteada” al presentarse estos objetos también en el espacio exterior, siendo vistos por personas altamente capacitadas y entrenadas para las más grandes pruebas, como son los astronautas, cuyo testimonio podría ser considerado mil veces más fiable que el de una persona común y corriente, colocándose este tipo de avistamiento dentro de las mejores categorías. Aun existiendo pruebas de estos encuentros (la mayoría de las cuales aún se encuentran guardadas y ocultadas por las grandes potencias) no han faltado cualquier tipo de explicación con tal de desacreditar a las que han salido a la luz, considerando por ejemplo que los objetos desconocidos no eran más que chatarra espacial, meteoritos, fenómenos naturales, errores de la película, falsificaciones, etc. A la par, los testimonios de los astronautas han sido censurados por la NASA y en el caso de los rusos, por sus propias autoridades responsables. A pesar del amordazamiento a que son sometidos personajes claves que corroborarían la presencia extraterrestre en el planeta, para conocimiento del público en general, lo cual se quiere evitar a toda costa, hay algunos que ha declarado poniendo en riesgo, seguramente, hasta sus propias vidas o las de sus familiares. En este artículo se encuentran incluidos algunos casos ovni, ocurridos en el espacio, así como también importantes declaraciones de personalidades que avalan los hechos, y para las personas que siguen creyendo solamente en lo que nuestros limitados ojos pueden ver, están incluidas algunas fotografías.

undefined

Ovni desde el espacio.

Los ovnis del proyecto Mercury VII

El 24 de mayo de 1962, el astronauta Scott Carpenter logra fotografiar a un objeto en forma de disco, mientras se encontraba en el espacio a bordo del Aurora VII. Cuando Carpenter se encontraba a 275.000 metros de altura vio acercarse “algo” a la cápsula, inmediatamente comunicó a Houston: “¡Es metálico! y refleja intensamente la luz solar” El objeto siguió desplazándose en sentido contrario a la marcha de la Aurora 7, hasta perderse de vista. Scout Carpenter mientras orbitaba la Tierra en mayo de 1962, a la altura de Australia, comunico a la base: “Estoy observando unas partículas luminosas que vienen a mi encuentro ¡son muy rápidas! Y parecen tener una luz más brillante que las estrellas… ¡entonces ellos existen!… ¡son ellos!…

En mayo de 1962, Scott Carpenter a bordo de la cápsula Aurora 7, vio y fotografió a varios objetos de gran tamaño y luminosidad que siguieron al vehículo norteamericano durante su corto periplo espacial. La NASA dio una absurda explicación a las fotografías, diciendo que eran “cristales de hielo adheridos a las ventanillas”. En su tercera vuelta a la Tierra Carpenter vio otro objeto y comunico a Houston: “Esta claro que aquello no orbita la Tierra… viene de otra parte” Carpenter reconoció haber sentido miedo, también dijo: “Era cilíndrico, enorme… y se movía a gran velocidad”. El objeto se inmovilizo junto a la Aurora 7 y siguió su misma trayectoria. Entonces de aquel cilindro salieron 3 objetos en forma de disco, los cuales se alejaron. Al instante que la nodriza desapareció hacia las estrellas.

En mayo de 1963, en vuelo orbital a la altura de Australia, el astronauta Gordon Cooper se vio repentinamente seguido por una misteriosa luz, siendo visto el extraño objeto también desde tierra por varias personas. Luego Gordon Cooper declaró: “…estoy convencido de que eran de origen extraterrestre”. En ese mismo vuelo, la comunicación entre el astronauta Gordon Cooper, a bordo de la nave espacial Faith 7, y el centro de control de Houston fue interrumpida por misteriosas interferencias de una voz extraña e ininteligible. Está intromisión se registró en una banda de transmisión exclusiva para los astronautas.

undefined

Ovni y la Luna.

¡Santa Claus si existe!

En 1962, la NASA decide crear el código “Santa Claus”, para referirse a los objetos anómalos que pudieran apreciar sus astronautas estando en el espacio. Es así como Walter Schirra, a bordo del Sigma VII fue el primero en usar el código cuando un ovni se le acercó a su cápsula. El día de la navidad de 1968, repentinamente las comunicaciones del Apolo VIII se interrumpieron de manera inexplicada durante 6 minutos. James Lowell exclamó desde el módulo de mando cuando se hallaba detrás de la Luna lo siguiente: “Por favor, son informados de que allí esta Santa Claus”. Mientras pronunciaba estas palabras, las pulsaciones de Lowell se habían elevado a ¡120 por minuto! Lo que realmente vieron los tripulantes del Apolo VIII, fue un ovni en forma de disco, que estuvo circunnavegando la Luna. Lowell posteriormente diría: “A nosotros nos dijeron que Santa Claus no existía”. Esto demostraría que la NASA no revela la verdad sobre la presencia ovni ni siquiera a sus astronautas, exponiéndolos a sufrir fuertes impresiones estando en el espacio, y de esta forma poniendo en riesgo sus vidas. Cabe mencionar, además, que, en cierto momento de esta misión, los sistemas de comunicación detectaron voces desconocidas que hablaban en un extraño idioma.

Los numerosos encuentros en el Proyecto Géminis

undefined

Ovni visto desde la Luna.

El 8 de abril de 1964, los encargados de la base de control de la cápsula Géminis quedaron atónitos al ver como 4 ovnis se acercaban a la Géminis a una velocidad de 40.000 Km/h, los objetos rodearon a la cápsula durante una hora y 15 minutos. Uno de los operadores de radar comento: “Parecía como si la escoltaran. Dos de esos objetos se colocaron sobre la cápsula, otro se colocó debajo y el cuarto se colocó enfrente”. Luego los ovnis se alejaron con la misma velocidad con la que aparecieron.

El 4 de junio de 1965, la cápsula Géminis I circulaba la tierra, a bordo iban los astronautas Edward White y James McDivitt. Fue éste quien observó un objeto extraño ovoide, con especie de brazos, mientras volaban a la altura de Hawái. McDivitt, inmediatamente comenzó a filmarlo. Al difundirse la noticia, la Fuerza Aérea rápidamente informó a la prensa que se trataba simplemente del satélite Pegaso II, el cual según fuentes oficiales se hallaba a tan solo 15 Km. de la órbita del Géminis. Algo totalmente falso, el Pegaso II se hallaba realmente a 2.000 Km. de la cápsula. Un representante de la NASA declaro: “Después de un estudio de la película tomada por McDivitt desde la cápsula, no se ha hallado nada que se parezca a un satélite”.

En diciembre de 1 965, los astronautas Frank Borman y James Lowell, a bordo de la cápsula Géminis VII experimentan una extraña visión, por lo cual comunican a Houston: Borman: “Muchachos, tenemos un espantapájaros sobre nuestras cabezas, un poco hacia la izquierda. Por favor, miren de nuevo…”Houston: “¿No será una de las fases del cohete impulsor Titán lo que están viendo? “Borman: “Negativo, este es un objeto volador no identificado. No se trata de un cohete impulsor… Sabemos muy bien donde se encuentra el Titán…”

El 19 de julio de 1966, los astronautas John Young y Michael Collins a bordo de la cápsula Géminis X batían el récord de altura de ese entonces, con 761 Km. Entusiasmados por la hazaña lograda, quedaron estupefactos al ver que tenían compañía: dos luces rojas en el espacio delante de ellos, que se movían a la misma velocidad y en la misma dirección que la Géminis. Se produjo la siguiente comunicación: Young: “Tenemos dos objetos brillantes en nuestra ruta orbital. No creo que sean estrellas. Van a la misma velocidad que nosotros”. Base: “¿Hacia que parte están? Si puedes darnos una orientación quizás podamos seguirlos”. Cuando Young empezaba a describir lo que estaba viendo, sospechosamente el sistema de comunicación fue silenciado por más de un minuto. Cuando se le volvió a oír, Young, parecía haber recibido instrucciones, fue entonces cuando “supuso” que había estado viendo algún satélite. Esto fue lo que comunico: “¿Acaban de desaparecer…! Supongo que serían alguna especie de satélites”. Mas tarde, oficialmente se dijo que los objetos habrían sido trozos del cohete Saturno que hizo explosión días antes. Pero, como las explicaciones oficiales siempre resultan ser infundadas, esta no sería una excepción. Si realmente eran trozos de cohete ¿Por qué estos trozos se decidieron a acompañar a la Géminis X a su misma velocidad? Y si fuera cierto que sus orbitas coincidían con la de la cápsula espacial ¿Cómo es posible que abandonen su recorrido y se desvanezcan tan súbitamente?

En setiembre de 1966, desde la Géminis XI fue fotografiado un ovni alargado que seguía a la cápsula mientras volaba sobre Madagascar. La NASA afirmo que se trataba del cohete soviético “Protón”… una mentira oficial más a la larga lista, posteriormente se confirmaría que el Protón se hallaba a 550 Km. de distancia.

En noviembre de 1966, durante la misión Géminis XII, el astronauta James Novell logró fotografiar a un objeto alargado en movimiento, quizás una nave nodriza, que hacía acto de presencia mientras el astronauta se encontraba en plena actividad extra vehicular. Aquí nuevamente se dio la versión oficial que se trataba de chatarra espacial.

¿Los rusos llegaron primero a la Luna?

undefined

Estructuras en la Luna.

En 1969, el científico ruso Lev Mohilin fuga con su hijo de su país a través de Turquía y se refugia en Francia. Ya libre del peligro de la KGB declara anta la sorprendida prensa de Paris que el 5 de junio de 1968, Rusia había lanzado desde una base en los Urales, la nave Marx I tripulado por los astronautas Ilya y Eugini, quienes iban rumbo al lado oscuro de la Luna. Habiendo ya alunizado, ambos descubrieron en las proximidades, edificaciones artificiales. Eugini súbitamente gritó de espanto; cuando Ilya lo trata de recoger, ya estaba muerto. Estando totalmente horrorizado recibe desde la base la orden terminante de abandonar la Luna. Ilya estando ya en la Tierra, declara que un artefacto mecánico fue lo que mato a su compañero. Después de ser exhaustivamente interrogado por las autoridades rusas, Ilya fue trasladado a un sanatorio y fue declarado oficialmente como “enfermo mental”, presa de alucinaciones recurrentes. Aunque muchas estaciones europeas interceptaron las comunicaciones de la Marx I, esta misión “jamás existió” para los rusos.

Casos reveladores durante el Proyecto Apolo

En julio de 1969, durante el viaje de la nave Apolo XI, con Aldrin, Collins y Armstrong a bordo, un objeto sólido de forma cilíndrica hizo su aparición y acompaño a los astronautas durante parte de su recorrido. El ovni fue detectado por la base de control desde Tierra. Durante la misión Apolo XI, la NASA recibió decenas de llamadas telefónicas de astrónomos aficionados informando que estaban viendo un extraño fenómeno luminoso en las inmediaciones del cráter Aristarco. Informado Neil Armstrong, observó por la ventanilla del módulo Eagle y dijo: “Cerca del cráter hay una zona considerablemente iluminada. Parece que tiene algo de fluorescencia”. ¿Qué podría causar tan inmenso resplandor en el cráter Aristarco que inclusive pudo ser visto desde la Tierra? Sin duda lo que emitía la luminosidad tenía que ser algo artificial y de fabricación no terrestre. Durante la misión Apolo XI, la NASA provocaba una demora de 2 minutos en la comunicación que se producía entre el módulo lunar y el centro de control de Houston, antes de transmitir la señal a las estaciones de televisión. Estos minutos le daba tiempo suficiente a la NASA para censurar el mensaje original recibido y emitir solamente aquello que consideraban apto para ser divulgado al mundo entero. Por fortuna, muchos radioaficionados captaron la onda con la que se transmitían las comunicaciones entre la base y el Apolo, confirmando lo que realmente vieron los astronautas en nuestro satélite natural: “alguien” estaba allí antes que ellos. Los astronautas a su regreso a la Tierra fueron informados que todo lo que habían visto estaba clasificado como altamente secreto y fueron obligados a mentir ante la prensa. El doctor de la Vladimir Azhazha, quien trabajo para la NASA, declaró:” Neil Armstrong comunicó que dos grandes y misteriosos objetos estaban observándolos después de que hubiera saltado a la superficie del satélite, cerca del módulo lunar. Pero este mensaje nunca se hizo público. La NASA lo censuró”

Comunicación entre el Apolo XI y Houston:

Houston: ¿Qué es?, diablos, ¿qué es? ¡Es lo único que quiero saber!

Apolo XI: Estas pequeñas cosas son gigantescas, son enormes… No, no, lo de ahora era una desfiguración óptica del terreno. ¿Oh, Dios, ¡nadie lo va a creer!

Houston: ¿Qué… qué… qué diablos está ocurriendo allí? ¿Qué les pasa, chicos?

Apolo XI: Están allí, bajo la superficie.

Houston: ¿Qué hay allí? (se producen interferencias) Control llamando a Apolo XI.

Apolo XI: Roger (escuchado), estamos aquí los tres, pero vimos unos visitantes. Estuvieron aquí un rato, observando los instrumentos.

Houston: Orden de control: ¡repetid el último informe!

Apolo XI: Digo que había otras astronaves. Están alineadas en el otro borde del cráter.

Houston: ¡Repetid, repetid!

Apolo XI: Déjennos sondear esta órbita y a casa… En 625 al 5… Relé automático conectado… Mis manos tiemblan fuerte que no puedo hacer nada. ¿Filmar? Cielos sí, esas malditas cámaras han filmado.

Houston: ¿Has captado algo?

Apolo XI: No tenía ninguna película a mano, tres disparos de los platillos o de lo que fuera pueden haber estropeado la película.

Houston: Control de mando; aquí, control de mando. ¿Estas ya en camino? ¿Qué hay con ese jaleo de los ovnis? Cambio.

Apolo XI: Sí, los espejos están en su sitio. Pero quien haya fabricado semejantes astronaves puede seguramente venir y quitarlos mañana mismo del suelo. Cambio y fuera.

En 1969, durante la misión Apolo XI, se tomó una fotografía donde se aprecia al módulo de excursión lunar y sobre el fondo una bola de luz que no ha podido ser identificada por los ingenieros de la NASA. Pero la NASA, obligada a dar una explicación, por más ridícula y descabellada que esta sea, atribuyo el fenómeno a un error de la película. Se puede apreciar un extraño objeto sobre el horizonte, en la fotografía que le tomara Edwin Aldrin a Neil Armstrong mientras que este colocaba la bandera estadounidense en la Luna. Existen fuertes rumores que afirman que Neil Armstrong vio a un ser delgado y alto cerca de un ovni sobre la superficie lunar. Un profesor, cuyo nombre permanece en el anonimato, mantuvo la siguiente conversación con Neil Armstrong, luego que éste regresara de la Luna.

Profesor: ¿Qué sucedió realmente fuera del Apolo XI?

Armstrong: Fue increíble. Por supuesto, todos sabíamos la posibilidad de que algo así pudiera suceder. Pero el hecho es que estábamos siendo advertidos por los alienígenas de que nos fuéramos de allí.

Profesor: ¿Qué quiere decir con “advertidos”?

Armstrong: No puedo entrar en detalles. Solo le puedo decir que sus naves eran superiores a las nuestras en tamaño y tecnología. ¡Hombre, eran tan grandes… y amenazantes! Es cuestionable la existencia de una estación espacial.

Profesor: Pero la NASA ha seguido enviando más misiones después del Apolo XI.

Armstrong: Naturalmente. La NASA tiene un compromiso y no puede correr el riesgo de sembrar el pánico en la Tierra.

Armstrong confirmó esta historia, pero rehusó entrar en detalles, admitiendo que la CIA estaba detrás manteniendo en secreto el asunto.

Durante el vuelo del Apolo XII ocurrieron igualmente hechos extraños. El 15 de noviembre de 1969, la tripulación comunicaba a Houston:

Apolo XII: Desde ayer nos acompaña otro objeto volador, lo podemos ver a través de nuestras ventanas cuando el ángulo de la nave es de 35 grados. ¿Qué puede ser?

Horas más tarde tenía lugar el siguiente diálogo:

Apolo XII: OK ¿Qué puede ser?

Houston: OK Regresamos a nuestro tablero de dibujo.

Apolo XII: El objeto es muy luminoso y rueda, sin duda alguna. Su rotación es de 1,5 revoluciones por segundo o, al menos, emite señales en ese intervalo. Dick le dirá hacía que estrella se dirige.

Houston: Tal como vemos estas cosas desde abajo, las tablas de revestimiento SLA no recibieron suficiente Delta V al separarse. Los revestimientos SLA deben de estar a unos 300 metros de ustedes.

Apolo XII: Uno de los objetos, sea lo que sea acaba de salir de su órbita y se aleja de nosotros a gran velocidad… Podría ser, pero, por Dios, justamente cuando dimos la vuelta vi una de esas “tablas” a gran altura salir de nuestra proximidad. Creo que esa “tabla” se alejó con gran rapidez, a más de un pie por segundo.

Houston: Como no tenemos ni idea de cómo desaparecieron o cómo podría ser su órbita, es tremendamente difícil decir qué diablos era.

Apolo XII: OK Supongamos que era pacífica, como parecía…

En noviembre de 1969, durante la misión Apolo XII, en la cual participaron los astronautas Richard Gordon, Charles Conrad y Alan Bean, quedó registrada la siguiente comunicación: “Houston, estamos viendo un objeto que permanece girando en el mismo sitio. Desde ayer que nos está siguiendo todo el tiempo…” Durante la misión Apolo XII, se logra tomar una espectacular fotografía de un objeto volador no identificado en forma de disco la cual ha sido negada por la NASA luego de haber salido a la luz. Además, se puede apreciar otra imagen de un objeto no identificado con gran luminosidad a no mucha distancia, y otra más donde aparece una extraña luz en el fondo de la toma del astronauta Alan Bean.

Alan Davis y las ruinas en la Luna

Alan Davis fue un ingeniero de la NASA que tuvo el privilegio de observar en auténtico directo los primeros instantes del primer alunizaje del hombre en la Luna. Lo que dijo que observó fue sorprendente: restos de antiguas construcciones abandonadas, posiblemente hacía miles de años.

Los transbordadores espaciales y los ovnis

En noviembre de 1984, durante la misión sts-51 del transbordador espacial Discovery, la cual consistiría en desmantelar al satélite Westar VI que se encontraba en malas condiciones, se produce un encuentro con un objeto volador no identificado. Durante el proceso de acercamiento, del transbordador al satélite, la cámara de filmación pudo captar a una extraña esfera de apariencia metálica, que parecía provenir de las alturas, el objeto artificial realizaría sorprendentes evoluciones hasta desaparecer a la derecha del satélite luego de transcurridos algunos segundos. Es muy probable que se trate de un ovni invisible (los que son captados solo por aparatos tecnológicos y no por el ojo humano) el filmado desde el transbordador Atlantis, en 1989.

En setiembre de 1989, un radioaficionado capto la señal de comunicación entre uno de los astronautas del transbordador Atlantis con la base de control, sobresaltado, uno de los cosmonautas menciona la presencia de un ovni que tenían cerca de su nave.

En 1991, la nave SPS 48 Discovery filmó un ovni que venía en cierta dirección y luego cambio bruscamente su recorrido haciendo un giro de 90°, en seguida se nota como un rayo que aparece cerca de donde desapareciera el ovni. La explicación oficial fue que no había sido más que chatarra espacial y el rayo había sido producido por elementos que despedía el transbordador hacia su entorno.

En abril de 1991, durante la misión sts-37 del taxi espacial Atlantis, hizo acto de presencia un ovni de forma esférica y aspecto metálico, el cual fue visto y filmado por los astronautas. El objeto apareció por la parte alta de la escena, y realizó movimientos oscilantes que desafiaban todas las leyes físicas.

El 14 de abril de 1992, las cámaras a bordo del transbordador espacial Discovery captan una secuencia durante la misión sts-48 con 70 orbitas a la tierra, en las que se observa como el Discovery era seguido por extrañas luces.

En octubre de 1993, son fotografiados y filmados desde el transbordador espacial Columbia, dos esferas luminosas de distinto tamaño, las cuales aparecen y se entrecruzan realizando extraños movimientos. En otra toma, el astronauta encargado de la cámara se encuentra realizando una vista panorámica de la Tierra, cuando se percata de la presencia de un extraño objeto de apariencia orgánica, que parece una especie de gusano, el cual flota en la alta atmósfera terrestre, el camarógrafo comienza a seguir al extraño objeto, que realiza movimientos bruscos en vaivén y gira sobre un aparente filamento central luminoso. Cabe anotar que estos objetos orgánicos han sido vistos y filmados muchas veces desde tierra, sobrevolando diferentes zonas del planeta. Orbitas más tarde, a través de una filmación, los astronautas fueron testigos de un espectacular episodio: Algunos objetos se desplazaban en forma extraña por la atmósfera terrestre, de pronto en la parte baja izquierda de la pantalla, aparece otro objeto que asciende lentamente y en forma rítmica. Otros objetos empiezan a moverse es un mismo instante en diferentes partes de la escena. La parte más espectacular es cuando otro objeto aparece repentinamente casi en el centro de la pantalla, el ovni empieza a ascender en diagonal hacia la izquierda de la imagen, hasta que un destello parece cambiar drásticamente la trayectoria de todos los objetos que aparecen en las imágenes, otro objeto empieza a seguir al primer ovni, desatándose un ataque. Es imposible que se haya tratado de aviones ya que los objetos no parecen tener la forma de estos, además que se encontraban en la zona alta de la atmósfera terrestre, donde los aviones no pueden llegar. La explicación de la chatarra espacial resulta tremendamente ridícula. ¿Es que acaso la basura espacial se podría reunir para “jugar a la guerra” haciendo movimientos inteligentes? La NASA valiéndose de su prestigio a nivel internacional nos viene a decir “cualquier cosa” como explicación científica oficial, y lo más lamentable es que la mayoría termina creyéndoles sus cuentos.

El 1996, desde el transbordador espacial Columbia se realizó una filmación donde se aprecia a un grupo de objetos luminosos que circundaban la Tierra sobre Asia realizando una serie de trayectorias muy diferentes a las de la basura espacial o los satélites terrestres. Para variar, los ovnis realizaban triángulos perfectamente definidos, es decir, que iban en formación.

El 10 de setiembre del año 2000, durante la misión sts-106 del transbordador espacial Atlantis, se tomó una fotografía donde aparece un extraño objeto volador no identificado de forma cilíndrica o de cigarro, el cual hizo acto de presencia en plena actividad de los astronautas.

Casos rusos

undefined

Phobos 2.

Algunos nombres de astronautas que habrían perdido la vida en misiones secretas a la Luna, esto no fue divulgado por el gobierno de la entonces URSS, ellos son: Terentity Shiborin, en 1959; Piort Dolgev, en 1960; Wassilievch Zavadovsky en 1961; Kennedy Mikhailov y Alexy Belokonev quienes vieron un objeto no identificado en el espacio en 1961.

En 1961 el cosmonauta ruso, German Titov, a bordo de la cápsula Vostok 2, observo y fotografió, mientras orbitaba la Tierra, varios objetos voladores no identificados, los cuales incluso, estaban muy cerca de su cápsula. Un objeto apareció por delante del Sputnik II y fue describiendo su misma orbita, Moscú suspendió inmediatamente la información acerca del satélite. Al día siguiente del lanzamiento del Sputnik IV, apareció una luz intermitente siguiéndolo, luego el Sputnik transmite por radio una voz humana de timbre extraño y metálico. Posteriormente 4 objetos desconocidos siguen al mismo satélite. Moscú anuncia que la nave marcha sin rumbo. Posteriormente tanto Sputnik II y Sputnik IV vuelven a sus orbitas originales.

En junio de 1963, Valeri Bikovski a bordo de la cápsula espacial Vodstok V, se comunicó con la base de control en un estado de enorme agitación: ¡Un cuerpo luminoso parece volar en dirección a la cápsula!¡Algo me acompaña por el espacio! ¡Parece que vuela muy cerca de mi cápsula! ¡en este instante se precipita hacia mí! ¡El bólido me ha rebasado a enorme velocidad! Ha pasado casi rozando la cápsula…Poco después, el aparato no identificado se dirigió hacia la cápsula de Valentina Tereskova, quien estaba a bordo del Vodstok VI, ella se comunicó a la base: “Veo un vehículo desconocido que se acerca peligrosamente a la capsula…! ¡Denme instrucciones…! Esta excesivamente próximo…”

En julio de 1969, los rusos enviaron el Lunik 15, como espía, consientes de un posible encuentro entre los astronautas norteamericanos y seres extraterrestres. Los astronautas Yury Romanenko y Georgui Grechko fueron testigos de cómo varios ovnis estuvieron cerca de su estación espacial Salyut-6 en 1977. Los objetos los siguieron durante 3 orbitas completas, también fueron fotografiados.

En abril de 1979, el cosmonauta Víctor Afanasyev despegó desde la base conocida como “Ciudad de las Estrellas” para iniciar una misión a bordo de la estación espacial Solyut 6. Pero por el camino sucedió algo que no estaba previsto en los planes de vuelo. Afanasyev vio como un objeto no identificado apareció súbitamente en su campo de visión y comenzó a seguir de cerca de su nave.” Nos persiguió durante media órbita. Lo podíamos ver cuando había luz, pero cuando entrábamos en la zona de sombra de la Tierra desaparecía por completo. Sin lugar a duda era un objeto artificial, metálico y de unos 40 metros de longitud. Tenía forma de huso y presentaba aperturas a modo de escotillas. En algunas partes presentaba estructuras parecidas a alerones. El objeto permaneció muy cerca de nosotros. Lo pudimos fotografiar a la perfección cuando se encontraba a unos 25 metros de nosotros”. Además de fotografiar al ovni, Afanasyev continuamente estuvo en contacto con el control de la misión informando de lo que estaba sucediendo. Al regresar a Tierra se le ordenó no contara a nadie lo que había visto, y tanto las cámaras como la película fueron confiscados. Oficialmente ni las fotos, ni las grabaciones de la citada misión existen. Un científico soviético, Víctor Borishov, afirmó que la sonda espacial Phobos II, fotografió una advertencia inscrita sobre sólida roca en la superficie de Marte, que decía: “Stay Hawai” (manténganse lejos), dirigida presuntamente a la humanidad. Casualmente ese mismo día la sonda Phobos II dejo de transmitir señales y fue declarada perdida por los soviéticos el 28 de marzo de 1989. En momentos en que la sonda rusa Phobos II se encontraba realizando una serie de tomas de la superficie marciana en su extensión, aparece una extraña sombra de un objeto alargado que se encontraba detrás de la nave. La última fotografía que envió la sonda Phobos II luego de que recibiera la orden, desde la base, de darse vuelta para poder ver que era el objeto que tenía detrás, ha causado mucha controversia. Luego de permanecer ocultada por las autoridades rusas fue finalmente divulgada por la ex militar y ahora investigadora rusa Marina Popovic, la imagen muestra un objeto alargado de forma cilíndrica de unos 20 Km. de longitud. El objeto de la parte superior corresponde a Phobos, el satélite de Marte. La sonda Phobos II, antes de su extraña desaparición envió sorprendentes imágenes del planeta Marte, donde en algunas de ellas se aprecian objetos que no encajan con lo que nos dicen los científicos de forma oficial. En las fotografías se pueden ver: una construcción artificial en forma piramidal, lo que parece ser un monolito, y un ¡ovni triangular semienterrado! el cual parece haber tenido un aterrizaje de emergencia, por el rastro dejado en su parte posterior.

En mayo de 1997 la estación espacial MIR se vio envuelta por centenares de ovnis que realizaban movimientos en diferentes direcciones encontradas sobre, detrás y delante del trasbordador ruso. Entonces un astronauta que se encontraba filmando el acontecimiento se ve obligado a bajar la cámara y dejar de filmar, pues sabían que había personas viendo la misión, ya que la señal podía ser captada por aficionados a las antenas parabólicas; pero todo ya era demasiado tarde, porque ya se había conseguido la filmación desde tierra.

Importantes declaraciones oficiales

El premio Nobel de Química en 1951, Glenn Seaborg, y presidente de la Comisión estadounidense de energía Atómica escribía en 1969, en su artículo “Los desconocidos de la Luna” lo siguiente:” Varias percepciones de los astronautas de Apolo XI y XII indican que, en un tiempo no determinable con exactitud, aterrizaron otros seres no terrestres. Unas fotos que no se han publicado hasta la fecha, tomadas por el Apolo XI, demuestran en diversos lugares de la Luna huellas clarísimas, cuyos contornos son extraordinariamente precisos. Posiblemente aterrizaron allí otras naves que utilizaron la Luna como estación de enlace”. La NASA siempre ha dicho que lo encontrado en la Luna por las expediciones no tiene ningún secreto, sin embargo, el doctor Farduk Elbaz, uno de los más prominentes científicos de la NASA admitió: “No todo lo descubierto se ha anunciado”. Añadió también que se utilizó un “código secreto” en las conversaciones entre los astronautas y la base de control de la Tierra.

El científico Maurice Chatelain, quien estuvo a cargo del equipo de comunicaciones del Apolo, declaro que: “Todas las naves Apolo y Géminis fueron seguidas por vehículos espaciales que no pertenecen a este planeta. Siempre que esto ocurre los astronautas informan al centro de control y desde allí se les ordena silencio absoluto”. Añadió además que: “Los astronautas del Apolo XI no solo escucharon ruidos extraños en la radio cuando se acercaban a la Luna, sino que se encontraron con un comité de bienvenida: dos ovnis que contemplaban el alunizaje”. Chatelain piensa que algunos ovnis están en nuestro sistema solar, específicamente en Titán. Fred Bell, otro científico que trabajo para la NASA dice: “Los astronautas han guardado silencio sobre sus encuentros con ovnis porque están entrenados para creer que es una cuestión de seguridad nacional”. Además, el doctor Bell aseguro haber visto fotografías de ovnis tomadas por los astronautas. Aseguro que el Proyecto Apolo fue interrumpido abruptamente debido a que se habían encontrado “demasiadas cosas allá afuera”, temiéndose seguramente que todo salga a la luz y sea de conocimiento público. El ex astronauta John Glenn, posteriormente senador de los EEUU, hizo importantes declaraciones para un programa radiofónico, sin saber que estaba siendo grabado: “Sabemos perfectamente lo que vimos allí afuera, pero no podemos contar nada”. Además, agregó lo siguiente: “Nunca conoceremos la verdadera respuesta… Aun así, vimos cosas allá afuera, cosas extrañas…” El astronauta de la NASA, Guion Bluford, doctor en Ingeniería Aeroespacial y 700 horas en el espacio, participando en 4 misiones espaciales, declaró en una entrevista, que sus exploraciones en el espacio han contribuido a su creencia en la vida extraterrestre en el Universo. En su tercer viaje en 1991, cuenta que tuvo una experiencia que nunca olvidaría. De su cuarta misión en 1992, dice que esta permanece clasificada y que “les podría hablar sobre ello, pero después tendría que dispararles a todos”.

Fuente: http://antepasadosnuestros.blogspot.com/

Categorías:Ovnis

Tagged as: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s