Biografías

IMHOTEP

Imhotep (en griego Ἰμούθης; pronunciación en español: Im-jo-tep) o Imutes, fue un erudito egipcio que considerado un arquetipo histórico de polimatía; sabio, médico, astrónomo, y el primer arquitecto e ingeniero conocido en la historia, (aprox. 2690 – 2610 a. C.).

También se le considera padre de la medicina moderna.

Sumo sacerdote de Heliópolis, fue chati del faraón Necherjet Dyeser (Zoser), y diseñó la Pirámide escalonada de Saqqara, durante la dinastía III. El significado de la palabra Imhotep es «el que viene en paz».

Es el primer científico a cuyo nombre ha llegado. No sólo era médico, también era arquitecto y astrónomo: esto indica que tenía los conocimientos operativos de aritmética y geometría necesarios para manejar aquellas disciplinas.

Los títulos honoríficos atribuidos a Imhotep son: Tesorero del rey del Bajo Egipto, Primero después del rey del Alto Egipto, Administrador del Gran Palacio, Señor hereditario, Sumo sacerdote de Heliópolis, Imhotep el constructor, escultor, hacedor de vasijas de piedra… Inscripción en la base de la estatua de Dyeser (Zoser) hallada en Saqqara.

undefined

Base de la estatua de Zoser.

Antes de él, nadie había tenido su nombre inscrito al lado del de un faraón, y en sus títulos no se menciona el de médico, pero sí el de productor de recipientes: quizá sólo constan los que usó para la construcción.

undefined

Estatuilla en bronce de Imhotep. Museo del Louvre.

MÉDICO

La importancia de la medicina egipcia se traduce en la figura de Imhotep, considerado como el fundador de la medicina egipcia, y autor del papiro Edwin Smith acerca de curaciones, dolencias y observaciones anatómicas (aunque este texto probablemente fue escrito alrededor del 1700 a. C., con añadidos de otros médicos). La concepción mítico-religiosa de la enfermedad, en el Egipto de Imhotep, conducía a un enfoque mágico-religioso y empírico a la terapia médica. Es decir, una combinación de ritos, prácticas quirúrgicas y un extenso recetario farmacológico. También se registran algunos intentos de racionalización, como los que se aprecian en el papiro Smith, que describe 48 casos clínicos sin mencionar causas ni tratamientos mágicos y aportando un enfoque racional sobre el tratamiento de ciertas enfermedades y las heridas.

En este texto Imhotep recomienda el uso de vahos de opiáceos como anestésico. Describe observaciones anatómicas, el examen, diagnóstico, tratamiento y pronóstico de numerosas heridas con todo detalle. Los tratamientos son racionales, y en un solo caso se recurre a remedios mágicos. El papiro contiene las primeras descripciones de suturas craneales, de la meninge, la superficie externa del cerebro, del líquido cefalorraquídeo, y de las pulsaciones intracraneanas. Según un grabado de una losa sepulcral en Saqqara, Imhotep preconizaba la aplicación de presión en las arterias carótidas para calmar el dolor de cabeza, al disminuir el flujo de sangre al cerebro. Imhotep afirmaba que el pulso era un índice del corazón y de las condiciones del enfermo.

Es citado en el Canto del arpista, composición literaria datada en el Imperio Medio: He oído sentencias de Imutes (Imhotep) y de Dyedefhor, que se citan como proverbios… Hazte por tanto el día dichoso, y no te canses nunca de esto. Canto del Arpista.

ARQUITECTO

Imhotep fue el autor del complejo funerario de la “Pirámide Escalonada” de Saqqara, cerca de Menfis.​ En tiempos del rey Dyeser (2650 a. C.). La pirámide necesitó la extracción, transporte y montaje de miles de toneladas de piedra caliza, desafío notable ya que tal material nunca se había utilizado en grandes construcciones, para las que se usaban ladrillos de adobe, fáciles de hacer y baratos. Un gran problema técnico era el peso de la piedra: Imhotep lo solucionó en parte usando bloques relativamente pequeños, más fáciles de transportar y manejar. Por otra parte, las columnas son decorativas o están adosadas a los muros, sin sustentar mucho peso. hay que tener en cuenta que en esta época el metal utilizado en herramientas era el cobre, poco adecuado para estos trabajos. Tuvo que organizar todo el proceso de construcción, controlar el trabajo de cientos de obreros, y realizar la primera ciudad funeraria: rodeada por una muralla de unos mil quinientos metros de perímetro, construyó diversas edificaciones como decorado, y hacia el centro erigió una pirámide de seis gradas con una altura de sesenta metros. A su vez, se excavó en la roca del terreno, bajo la pirámide, la que sería la tumba de Dyeser (Zoser) y un conjunto de galerías para almacenar miles de vasijas funerarias, muchas grabadas con los nombres de sus predecesores.

undefined

“Pirámide Escalonada” de Saqqara.

IMHOTEP COMO DIOS

Durante siglos, los egipcios consideraron a Imhotep como el dios de la medicina y la sabiduría y se le representa sentado, como a los escribas, con un papiro desplegado sobre sus rodillas, tocado con un casquete. Ciertamente, en la época de Tolomeo fue elevado a rango de dios. En el Imperio Nuevo fue venerado como patrón de los escribas y deificado en el periodo tardío de Egipto, para lo cual fue identificado con Nefertum, hijo de Ptah y Nut (o Sejmet). Posteriormente se le vinculó al dios Thot –una práctica común en el Antiguo Egipto–. Su veneración como protector de los escribas se debe a una de sus grandes innovaciones relacionada con mejora de la escritura gracias a la utilización de una tinta más eficaz hecha a partir de ahumar el agua, procedimiento que fue incorporado por otras culturas y civilizaciones posteriores​. Su culto principal estaba en Menfis. También fue venerado en Tebas, File y Deir el-Medina en la época ptolemaica junto a Hathor, Maat, y Amenhotep (hijo de Hapu), otro ingeniero deificado. Su prestigio era tan grande, que su fama llegó hasta los griegos, que lo conocían como Imutes y le asimilaron a su dios Asclepio, el Esculapio romano.

AGRADECIMIENTO A IMHOTEP

“Te saludo querida divinidad ¡Imhotep, hijo de Ptah!(…) Los hombres te aplauden y las mujeres te adoran. Todos exaltan tu bondad para que les cures(..) Te traen ofrendas y regalos. Te profieren alabanzas(..) Que ingieras cerveza con tus hermanos los viejos dioses, y alimenta luego a los espíritus rectos.” Inscripción encontrada en el templo de Karnak.

LA TUMBA PERDIDA DE IMHOTEP

Se cree que la momia de Imhotep, está enterrada en algún lugar bajo las arenas de Saqqara, la legendaria necrópolis egipcia. Su tumba guarda secretos de 5.000 años de antigüedad: Cómo fueron construidas las pirámides, el nacimiento de la medicina, el ritual de las momificaciones. Imhotep fue venerado por todo el mundo antiguo que ensalzó sus logros arquitectónicos al ser el constructor de la primera pirámide. Pero también fue sumo sacerdote, padre de la medicina y Primer Ministro del Estado. Los historiadores le consideran un gran genio y uno de los hombres más poderosos de su época.

El hallazgo de la tumba de Imhotep ha sido esa especie de Grial para muchos egiptólogos. La aparición de una estructura bajo la de aspecto muy similar al recinto de la Pirámide Escalonada de Zoser y del mismo período, hace pensar a los expertos que nos encontramos ante la tumba de Imhotep. Las técnicas modernas, empleadas en este caso por los egiptólogos escoceses liderados por Ian J. Mathieson son capaces de “bucear” bajo varios metros de arena, en este caso 5 metros, para dar con una estructura que muy posiblemente sea ese Sagrado Grial que tanto se estaba buscando.

La necrópolis de Saqqara es famosa por muchas razones: el enterramiento de algunos de los más famosos personajes de la Historia de Egipto, la localización de las galerías de animales sagrados y, lo más destacado, el emplazamiento de la primera pirámide, la Pirámide Escalonada del rey Zoser (2667-2648 a. de C.), de la III dinastía, así como el punto de enterramiento del arquitecto de la pirámide, Imhotep. Imhotep contó con numerosos títulos, pero normalmente aparece como el constructor, escultor y arquitecto del faraón Zoser. Siempre ha sido asociado con la construcción de la Pirámide Escalonada y su nombre se puede ver en una estatua del faraón Zoser. En la Época Tardía, Imhotep fue divinizado y asociado con el conocimiento, la escritura y la medicina. Los griegos lo señalaron con Asclepio, su dios de la medicina, que todavía sobrevive en el símbolo de la vara y la serpiente, emblema de la medicina moderna en todo el mundo. Muchos arqueólogos creen que el hallazgo de su tumba podría ser el descubrimiento más importante después de la tumba de Tutankhamón.

EXCAVANDO SIN PALAS

La misión escocesa en Egipto, The Saqqara Geophysical Survey Project (S.G.S.P.), “El proyecto de estudio geofísico de Saqqara”, ha estado analizando la necrópolis de Saqqara desde el año 1990, y bajo el patrocinio de los Museos de Glasgow, desde 2001 se ha concentrado en los alrededores de la Pirámide Escalonada. El área estudiada por la misión incorpora los resultados de excavaciones anteriores de los arqueólogos franceses Auguste F. Mariette y Jacques de Morgan en la década de 1890, así como de los arqueólogos británicos James E. Quibell y Walter B. Emery desde 1912 hasta 1958, todos los cuales tuvieron la esperanza de descubrir la tumba de Imhotep como trasfondo de sus excavaciones. El trabajo del S.G.S.P. ha demostrado que bajo la arena existe un gran número de estructuras no identificadas, y que muchas de ellas aportan la mayor información disponible hasta ahora de la necrópolis de Saqqara. Si observamos la disposición de las tumbas reales previas, se aprecia que los oficiales de la corte deseaban ser enterrados cerca de su rey, por lo que debemos asumir que Imhotep siguió esta misma tendencia y que también se quiso enterrar cerca o, al menos al avista, de su soberano, Zoser, especialmente si se trataba del arquitecto de la Pirámide Escalonada. Si miramos al área que rodea a este monumento, encontramos que allí hubo enormes estructuras al oeste y al sur de las tumbas de los reyes de la II dinastía (2890-2686 a. de C.). La topografía de la zona oriental no era la propicia para el tamaño de una estructura como la que se espera que Imhotep mandó construir. Incluso nuestros trabajos recientes han mostrado que la zona oriental está repleta de pequeños pozos funerarios excavados en la piedra. Esto nos deja con la sección norte o noreste de la necrópolis y es aquí donde hemos encontrado muchas claves relacionadas con Imhotep. En el período dinástico temprano (3000-2686 a. de C.), los reyes y cortesanos de las dos primeras dinastías construyeron tumbas a lo largo del eje oriental de la necrópolis, seguidos por los nobles de la III dinastía, entre quienes se incluye Imhotep. Como en la Época Tardía Imhotep fue asociado con la adoración de Thot, el dios con cabeza de pájaro ibis de la sabiduría, de ahí que la construcción de templos y santuarios en este lugar tendrían su punto de lógica en relación con Imhotep. La necrópolis de animales sagrados está localizada en el cuadrante noreste del emplazamiento y es donde más referencias a Imhotep se han encontrado. ¿Qué clase de estructura deberíamos asociar con el posible enterramiento de Imhotep? Construyó para su rey un gran recinto rectangular. En él había una estructura piramidal, levantada a partir de varias extensiones sobre una tumba de tipo mastaba, y varias capillas de culto localizadas a lo largo del perímetro del monumento. El recinto tenía una entrada en la esquina sureste. No tenemos por qué pensar que Imhotep perdiera el favor del rey, por lo que se podría esperar el descubrimiento de un espacio similar a la vista de la Pirámide Escalonada y cerca de otras tumbas de la III dinastía. Si recordamos que la pirámide de Userkaf (2494-1487 a. de C.) de la V dinastía todavía no estaba construida, hay una clara línea de visión entre la Pirámide escalonada y las enormes estructuras similares a mastabas descubiertas en la necrópolis de Saqqara, las cuales se encuentran al noreste del área que nos atañe.

EL HALLAZGO MÁS ESPERADO

En 2005 y 2006, nuestro estudio geofísico se extendió hasta el norte y este, donde esperábamos unir nuestro trabajo con las tumbas de la I y II dinastías excavadas por J. E. Quibell y B. W. Emery durante el periodo de 1912 y 1958. El estudio resultó extremadamente satisfactorio, ya que se encontraron muchas mastabas hasta ese momento desconocidas, que se extendía a lo largo del emplazamiento incluso conectándose con las excavaciones superiores. Fue durante este estudio cuando las dos estructuras más grandes se descubrieron en la necrópolis de Saqqara. La más grande parece ser un recinto de ladrillos de adobe que mide aproximadamente 90 metros de largo por 40 de ancho, con muros de más de 5 metros de grosor, y una entrada en la esquina sureste, por el muro oriental. Parece haber habido un gran montículo en el centro del recinto, donde ya se hizo una excavación previa, pero el resto de la estructura permanece sin ser tocada, como si fuera casi una copia exacta del recinto de la Pirámide escalonada. El segundo emplazamiento se encuentra a unos 20 metros al este. Tiene aproximadamente 70 metros de longitud y 50 de ancho, con muros muy gruesos y una compleja estructura interna que podría llevar a un templo o patio con columnas. Al norte del edificio parece haber los restos de una excavación.

Una persona de la importancia de Imhotep mandaría a los artesanos y obreros necesarios para construir tan imponentes edificios.

Fuente:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s